Temporada taurina de Bogotá 2019

'El Juli', Luis Bolívar y Andrés Roca Rey triunfaron en La Santamaría

Cerca de 13.000 taurinos colmaron los tendidos de la plaza de toros de Bogotá. La afición, los toreros y el ganadero-empresario, Juan Bernardo Caicedo, vivieron una tarde en la que los alternantes salieron en hombros.

Julián López (izq.), Luis Bolívar y Andrés Roca Rey (derecha) saludan a los aficionados luego de triunfar en la primera corrida de la temporada taurina de Bogotá 2019, el 10 de febrero.Mauricio Alvarado - El Espectador

Con un aforo cercano a los 13.000 espectadores, la afición taurina de Bogotá entonó un fuerte olé a las 3:45 de la tarde del 10 de febrero del 2019. 

La expectativa en los tendidos era alta minutos antes de que el torero español Julián López 'el Juli', el colombiano Luis Bolívar y el peruano Andrés Roca Rey hicieran el paseillo en la plaza de toros La Santamaría. La tarde soleada hizo relucir los trajes de tonos azules y oro de los tres matadores.

Vagabundo, el primer toro de la tarde de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo, de 455 kilos de peso y castaño requemado, mostró desde un inició una embestida desacompasada, además de falta casta y fuerza, lo que no le permitió a Julián López mostrar sus capacidades en el capote y mucho menos en la muleta. Pitos en el arrastre para el astado. Silencio para 'el Juli'. Aplausos para Ricardo Santana y Emerson Pineda en el tercio de banderillas.

Lanzadito, toro negro, fue aplaudido por el público por su buena presentación: 503 kilos de peso, armado de pitones y con salida enérgica al ruedo. Bolívar lo recibió con verónicas y lo toreó con suavidad hasta el caballo. El ejemplar se arrancó de largo tras el llamado del picador Clovis Velásquez, quien dejó una buena vara. 

La embestida del toro no terminó de romper en el capote de Bolívar. Tercio de banderillas deslucido que salvó el par final de Carlos Garrido

Brindó Luis Bolívar al público, fuerte ovación y la montera cayó bocabajo. Se despojó de sus zapatillas, aferró lo pies a la arena y empezó su faena con la mano derecha. Entendió la embestida del toro por ese pitón, en la que le faltó recorrido al astado. Tandas templadas y rematadas con pases de pechos sin dejar enganchar la muleta.

Por el pitón izquierdo el toro no tuvo condiciones para ni un solo muletazo. Estocada tendida y un trofeo para Bolívar, que fue cuestionado por algunos aficionados.

El tercero de la tarde (jabonero sucio), de nombre Adivino y 462 kilos, le correspondió a Andrés Roca Rey. Apenas picado en el caballo, el astado mostró toreabilidad desde la salida. Quite torero con el capoté, en el que Roca Rey implementó chicuelinas, tafalleras y remató a una mano. Buena presentación de los banderilleros de la cuadrilla del peruano.

Ovación fuerte tras el brindis de Roca Rey a los aficionados. Estatuarios y paso seguido muleta a la mano izquierda para una faena en la que el toro se fue a las tablas temprano. 

Con la derecha, el toro se rajó a un más y buscó terrenos cercanos al callejón. Roca Rey le robó los pases, con la derecha y la izquierda, donde la res lo pidió; y a escasos centímetros de su cuerpo consiguió un circular impensado. Cambió la embestida del toro por su espalda, en un espacio menor a un metro y cincuenta centímetros entre los tablas y sus zapatillas. Sacó todos los recursos toreros que tiene, demostró que lidia donde otros no lo hacen y que con la muleta saca 'agua de un pozo seco'. Estocada completa y dos orejas. Aseguró su salida por la puerta grande.

'El Juli', entendiendo que no podía irse sin nada en la tarde, salió a entregar su torería frente a Jilguerillas, cuarto toro, de 480 kilos. Verónicas, lopecinas y remates a una mano templados. Con la muleta logró derechazos de calidad.

El español toreó tan profundo como la embestida del toro se lo permitió (le faltó recorrido), se lo pasó muy cerca y siempre quieto. El pasodoble Nerva fue cómplice de su faena. Jugó con la muleta, de una mano a la otra. Por el pitón izquierdo no lo lidió. Volapié, la mejor estocada de la tarde, dos orejas y puerta grande.

El quinto de la tarde, Caleño, de 500 kilos, fue un toro con una embestida que atropelló el capote de Bolívar, dejándolo descubierto. Mal picado el astado, que en banderillas complicó a los subalternos.

El 'caleño' -Bolivar- se sincronizó con su tocayo, y las embestidas bruscas del arranque de faena cambiaron por unas en las que humillaba y seguía los vuelos de la muleta. El torero nunca se la quitó del hocico. Hiló los muletazos, lo embarcó, le enseñó a embestir y cortó su segunda oreja de la tarde para salir también en hombros. 

Cerró la tarde el peruano Roca Rey, lidiando a Barrilito, toro negro de 485 kilos. Poco pudo mostrar con el capoté ante un animal que no se decidió a embestir con claridad. Ejemplar picado irregularmente. En banderillas se destacó un par de Wilson Chaparro 'el Piña', exponiéndose mucho. 

En la muleta del peruano, el toro demostró que en los medios del ruedo embestiá de forma violenta. Roca Rey, al igual que en el primero de su tarde, lidió cerca a las líneas demarcadas para los picadores. Lo intentó a media altura, por alto, el toro lo despojó de la muleta, lo arrolló, pero el torero insistió ante una astado falto de casta pero muy peligroso. Malonetinas, valor seco y quietud. Pinchazo, estocada, descabello y silencio para su actuación.

"La Santamaria es una plaza muy importante en el mundo y el compromiso es grande. Me alegra que la afición responda como lo hizo, llenando los tendidos. Mi entrega es total ante una cita como esta", le dijo Roca Rey a El Espectador.

El proximo domingo, 17 de febrero, se lidiarán toros de Mondoñedo. El cartel estará conformado por los españoles Fernando Robleño y Octavio Chacón, y el colombiano Juan de Castilla. La boletería está disponible en Ticket Shop.

Resumen de la corrida de Feria.TV

839030

2019-02-11T00:06:00-05:00

article

2019-02-18T15:46:36-05:00

mjaramillo_259297

none

Miguel Jaramillo Ángel - @migjaramillo

Nacional

'El Juli', Luis Bolívar y Andrés Roca Rey triunfaron en La Santamaría

72

8250

8322