El legado de las indígenas kunas

Pese a vivir en uno de los territorios más golpeados por la violencia y el abandono estatal, 16 indígenas del Urabá antioqueño luchan por su patrimonio cultural a través de una asociación de artesanas. Esta semana exponen en Expoartesanías.

Jóvita González (centro) creó la Asociación de Mujeres Artesanas Indígenas Tule. / Fotos: Óscar Pérez

Flores, animales y complejas figuras geométricas adornan los vistosos e impactantes trajes de las indígenas kunas. Cuentan las jóvenes de la comunidad de Caimán Nuevo, ubicada en Necoclí (Antioquia), que sus abuelas les enseñaron “a elaborar sus vestidos completamente a mano”. Por eso los cosen con telas floridas compradas en Apartadó y estampados traídos de Panamá, donde están los mayores asentamientos de esa etnia. Lino, gabardina y dacrón adquiridos en Turbo, además de agujas fabricadas en el vecino país, son usados por las indígenas para elaborar las complejas molas que adhieren a sus atuendos. Tradicionalmente concebidas para “proteger el cuerpo de malos espíritus”, las molas constituyen un milenario arte textil que consta de una superposición de telas en la cual se cosen recortes de popelina formando diseños figurativos y abstractos.

Sobre la carretera Panamericana, a 20 minutos del casco urbano de Necoclí, tiene su casa Jóvita González. En un conciso español, que aprendió en la escuela rural de su comunidad, relata que varios años atrás una comerciante de Cartagena llegó a Caimán Nuevo con el objetivo de proponerle coser molas sobre vestidos de baño. Así empezó una fluida relación comercial que llevó los diseños de las kunas a las vitrinas de la Heroica. El negocio resultó tan rentable que, viéndose limitada para cubrir la creciente demanda, Jóvita invitó a otras indígenas y creó la Asociación de Mujeres Artesanas Indígenas Tule, inscrita en la Cámara de Comercio de Urabá. Bajo su dirección, las asociadas elaboran un promedio de 60 molas al mes, por las que reciben una remuneración acorde a la complejidad y el tamaño de sus diseños.

Para las 16 mujeres que integran la asociación, cuyas edades oscilan entre los 15 y los 38 años, la venta de artesanías se ha convertido en una significativa fuente de ingresos. En una sociedad tradicionalmente marcada por los roles de género, en la que la provisión de los alimentos ha recaído sobre los hombres, la posibilidad de aportar recursos para el sostenimiento de las familias les ha traído reconocimiento y autonomía. Pero mantener el flujo de productos no es fácil. Varios kilómetros a través de ríos y remontando cuestas, por entre platanales cubiertos de hojarasca, deben caminar las kunas antes de llegar con sus obras hasta la carretera, desde donde las envían rumbo a Cartagena o Necoclí. Para la última mujer que se vinculó al grupo el viaje dura tres horas a pie por un árido y caluroso camino poblado por familias en extremo distantes entre sí.

Desde allí, donde deben encontrar espacio para diseñar mientras cuidan los niños y crían los animales, las indígenas han logrado proyectar su trabajo en distintas ferias nacionales. El próximo destino es Medellín, donde estarán en Expoartesanos, entre el 17 y el 26 de abril, vendiendo sus molas e intentando abrir nuevas líneas de comercialización. Según Álvaro Caro, profesional de Ferias y Eventos de Artesanías de Colombia, “el evento busca rescatar la memoria y coadyuvar a redescubrir las otras identidades escondidas en las selvas colombianas. Más que ser una simple venta de objetos, pretende generar una mayor comprensión sobre el significado y la funcionalidad que tienen las piezas artesanales en las comunidades en las que se originan. A la par, existe un fin comercial que representa beneficios económicos para los artesanos y sus familias”. Junto a la kuna, otras 19 etnias expondrán en la feria la riqueza del patrimonio cultural colombiano.

Pese a habitar uno de los territorios más golpeados por el conflicto armado, el abandono estatal y las luchas por la tierra, los indígenas del resguardo Caimán Nuevo han conseguido preservar sus tradiciones milenarias, caracterizadas por un profundo respeto por el equilibrio de la naturaleza, la verticalidad de las instituciones gubernamentales y un interés desmedido por blindar la cultura. Es quizá en las “casas grandes” o “casas de reunión” donde mejor se puede apreciar esa idiosincrasia, por estar dispuestos los objetos de manera tal que permiten compartir los momentos más significativos de la vida comunitaria, respetar las jerarquías y mantener la tradición. Una unidad que han sabido mantener los caciques a lo largo de las décadas y que les ha permitido a las mujeres recibir apoyo en proyectos como el de Jóvita, que buscan generar ingresos haciendo uso del patrimonio cultural de su etnia.

Con el ardiente sol urabeño calentando los sembradíos de plátano, que constituyen el principal sustento de la comunidad, las artesanas kunas aguzan sus sentidos con el fin de captar las imágenes e impresiones que más tarde volcarán sobre la tela. En su concepto, el comercio de las molas les ha permitido explotar su potencial creativo, a la par que mejorar la calidad de vida del resguardo mientras extienden su legado cultural.