OPINIÓN

El papel social y fiscal de ley de crecimiento económico

Noticias destacadas de Nacional

Uno de los detonantes del Paro que inicio el 21N y cuyo final no podría definir muy bien fue la nueva reforma tributaria, la cual, se terminó renombrado: Ley de Crecimiento Económico (2010 de 2019).

Lo positivo de la ley de crecimiento es la implementación de incentivos o mecanismos para promover el empleo de forma explícita, especialmente en el artículo de mega-inversiones (aquellas que generan más de 400 empleos) aunque con generosas concesiones en la tributación sobre la renta. Lo negativo del asunto es que dicha Ley de Crecimiento Económico mantiene el mismo espíritu de la ley inmediatamente anterior -Ley de Financiamiento (1943 de 2018) -. Esto porque insiste en el aumento del impuesto indirecto IVA (que llego a 19%) mientras se desmontan o disminuyen paulatinamente una serie de impuestos sobre la renta sin evidencias suficientes de los impactos de estas medidas en materia de generación de empleo. Por el contrario, estos “incentivos tributarios” en lugar de repercutir mediante más inversiones en más empleo terminan afectando fuertemente el nivel de consumo de las familias.

La evidencia de la inconveniencia socioeconómica de la ley de crecimiento la podemos percibir si examinamos el asunto con las cifras que entrega el DANE de Tasa de desempleo -TD-. Dicha tasa ha venido creciendo en los últimos dos años pese a que se implementó la tan controvertida reforma de 2018 -con el mismo espíritu-, reitero de la Ley de crecimiento.

Hay dos argumentos esgrimidos por el gobierno. El primero resalta que con menores tasa impositivas a las empresas se incentivará una mayor dinámica económica y por lo tanto una mayor tributación. Como consecuencia de lo anterior la tasa de desempleo disminuirá, llegando a la tan pregonada meta del desempleo de un solo digito. 

El mecanismo lógico detrás de este primer argumento se basa en una relación concebida por Arthur Laffer en 1974 que señala que la suma total recolectada por concepto de impuestos en una sociedad se puede representar como una parábola. Así en un momento en que las tasas impositivas son más altas de lo adecuado, una disminución de las tasas impositivas podría aumentar dicha suma total recolectada y por tanto dicha sociedad se acercaría a una tributación óptima donde los agentes económicos tengan menos incentivos para eludir impuestos, pero si más incentivos para realizar inversiones.

El problema con seguir dicho argumento es pensar que adicional a la posible mayor tributación por el ajuste que se está presentando se genere una reactivación económica (ver artículos de la ley 2010/2019: 84 y 85 por ejemplo). Esto en particular por la coyuntura de desaceleración económica mundial que se está atravesando y que implica una transición de crecimiento cercanos al 4% a unos apenas de 3%. En estos momentos la economía mundial está pasando de un crecimiento de 3,8% en 2017 a 3,6 y 3% en 2018 y 2019 respectivamente (según datos del FMI).

El segundo argumento gubernamental es suponer que disminuir impuestos hará que el empresario genere mayor empleo por reinversión, consiguiendo de esta manera dinamizar la economía. Pero sin el adecuado diseño institucional para direccionar ganancias privadas a reinversiones el argumento resulta quimérico por no decir ingenuo. 

Por lo anterior la ley de Crecimiento económico resulta equivocada. Debería optarse por una estrategia donde todos ponen. Manteniendo tributos y comenzando una eliminación de exenciones de impuestos. Por ahora se crea un problema adicional, dado que ya se presentaron estas reducciones los grupos económicos más fuertes del país presionarán para no dar una reversa a lo dispuesto en la ley de Crecimiento Económico. Y lo peor es que no habrá más forma de compensar el déficit generado por dichas disminuciones de impuestos a la renta que la venta de activos de la nación, es decir venta de infraestructuras a privados y privatizaciones de empresas públicas con la consabida precarización de los trabajadores.

 

* Investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID)

*Encuente el análisis completo aquí

Comparte en redes: