"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 11 horas

El Patrimonio inmaterial está en peligro de extinción

El 90% de las 6.000 lenguas que existen en el mundo se encuentran en peligro de desaparecer en este siglo.

En Colombia existen 68 lenguas nativas. 65 indígenas, dos criollas y el Romaní, lengua del pueblo gitano. La difícil situación de orden público que genera el desplazamiento de los pobladores indígenas a las principales capitales del país, y los pocos hablantes que quedan de algunos grupos indígenas, son las causas primordiales de la pérdida de las lenguas nativas. La conmemoración del día nacional de las lenguas Nativas, hoy 21 de Febrero, es un mecanismo creado para ayudar en la preservación de este patrimonio inmaterial.

La amenaza a estas lenguas es tanto interna como externa. Los ancianos de los pueblos, en ocasiones, se niegan a enseñar las tradiciones lingüísticas a las nuevas generaciones, porque prevalece la consideración de que lo que se usa es el español. Pero, adicionalmente, la carencia en el estudio de estas culturas y de sus tradiciones es un factor importante que afecta la conservación de las mismas.

En 2010 se promulgó la ley 1381 para la protección de las lenguas nativas. Ésta traza políticas lingüísticas para el estudio, protección, conservación y divulgación de las mismas y compromete, tanto a instituciones estatales como a las mismas comunidades, al cuidado de este patrimonio cultural. No obstante, Hortensia Estrada, investigadora en lenguas indígenas del instituto Caro y Cuervo, asegura que la aplicación de la ley no es sencilla y que los mecanismos que se desarrollan acordes a ella no son fáciles de difundir e implementar. Por ello, en 2013, se realizó la primera sesión del Consejo Nacional Asesor de Lenguas Nativas “encargado de asesorar al Ministerio de Cultura en la definición, adopción y orientación de los planes de protección y fortalecimiento de las lenguas de los grupos étnicos presente en el territorio nacional”.

Entre los incentivos que pretenden contribuir a la conservación de este patrimonio están las becas de carácter investigativo entregadas por el Instituto Caro y Cuervo y por el Ministerio de Cultura. Ambos promueven el estudio de las lenguas nativas colombianas y otorgan los recursos, no sólo a lingüistas, sino también a miembros de los mismos grupos nativos que quieren contribuir con esta causa.

Según el Ministerio de Cultura, en Colombia se han identificado 13 familias lingüísticas a las que pertenecen la mayoría de las lenguas utilizadas por los grupos indígenas, aunque aproximadamente 10 de ellas se encuentran aún sin clasificar. Adicionalmente, hay dos lenguas criollas que pertenecen a las comunidades afrodescendientes de San Basilio de Palenque y de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina; y la lengua del pueblo gitano Rom, de origen indoeuropeo y que en la actualidad cuenta con 6.000 hablantes.

Las comunidades indígenas como los Wayuu y los Nasa son quienes más conservan su lengua por el tamaño de su población. No obstante, Hortensia Estrada asegura que esto no necesariamente garantiza la preservación de una lengua. Los Sáliba, ubicados a las orillas del río Meta y Casanare, tienen aproximadamente 2.000 habitantes, pero sólo un 8% de su población habla la lengua nativa. Hay casos más críticos, como el de la lengua Tinigua, de pobladores del Meta, de la que en la actualidad sólo quedan dos parlantes. A pesar de que se han hecho esfuerzos por documentarle, ya no puede ser considerada una lengua vital.

Con el mismo objetivo de promover la diversidad lingüística y cultural en el Día Mundial de la Lengua Materna, proclamado por la UNESCO en 1999, el Ministerio de Cultura, en el marco de la ley 1381 de 2010, declaró el Día Nacional de la Lengua Nativa. Con esta conmemoración se espera que el pueblo colombiano comprenda la importancia de mantener vivo el patrimonio inmaterial de la nación.
 

Temas relacionados