El regreso de la Unión Patriótica al Congreso

Estas eran las notas del 23 de noviembre de 1986.

Después de varios días de hondas diferencias políticas, el 23 de noviembre se produjo el retorno de la Unión Patriótica a las deliberaciones del Congreso, de igual modo, el Partido Conservador optó también por recobrar sus actividades en el legislativo, sobre todo para aprovechar el final de la legislatura para trabajar en la reglamentación de la elección popular de alcaldes y la reforma tributaria. En medio del renovado ambiente político, el gobierno aprovechó para dar mensaje de urgencia a esta última iniciativa. (Vea el especial 30 años sin Guillermo Cano)
 
A pesar de que en el plano político, las relaciones entre partidos parecían entrar en una nueva orbita, en el plano del orden público se complicó el panorama. Esa semana, una escalada subversiva en Antioquia y Bolívar dejó varios uniformados muertos lo mismo que civiles. El Eln protagonizó una toma del municipio de Zaragoza (Antioquia) y también hostigó las poblaciones de El Bagre (Antioquia) y San Martín de Loba  (Bolívar). Como ya era costumbre dinamitó el oleoducto Caño Limón (Arauca). (Lea: Esto era lo que pensaba Guillermo Cano sobre ir al cine en la década de los 40)
 
Como complementó de este accionar insurgente se inició un paro cívico en el departamento de Arauca, más exactamente en la región del Sarare, con despliegue de campesinos en demanda de carreteras, créditos agropecuarios, construcción de escuelas y centros de salud y extensión de redes de servicios públicos. El gobierno nombró una delegación para negociar con los organizadores del paro, aunque las dificultades de orden público en la misma región dificultaron la búsqueda de soluciones inmediatas.