El retiro de Gabriel Cano de El Espectador

En 1973, el papá de de Guillermo Cano manifestó su apoyo a la candidatura de Lleras. Sin embargo, el comité editorial decidió no publicarlo.

Gabriel Cano, padre de Guillermo Cano.
Gabriel Cano, padre de Guillermo Cano.Archivo - El Espectador
Cuando caía el telón del Frente Nacional y se avizoraba la disputa por la Presidencia de la República en 1974, El Espectador vivió una coyuntura interna que marcó un cambio de rumbo respecto a las relaciones con el poder político. Desde el principio, las postura del diario fue contraria a las aspiraciones de Julio César Turbay, e incluso Gabriel Cano había fijado desde 1971 una posición editorial en su contra, a través de un texto que tituló: “Carta al gran elector”. Turbay se declaró preavisado del “Implacable veto de El Espectador”. (Vea el especial 30 años sin Guillermo Cano)
 
Sin embargo, el juego de las candidaturas terminó aplazando la opción electoral de Turbay Ayala y en cambio cobró fuerza la aspiración del excanciller Alfonso López Michelsen. Cuando todo parecía claro para López, surgió la posibilidad de la reelección del expresidente Carlos Lleras Restrepo. En medio de la controversia, Gabriel Cano decidió fijar posición en favor de Lleras. “Los colombianos tienen derecho a mirar al expresidente y a lo que él representa en la vida nacional como alternativa al servicio del país”. (Lea: Gabriel Cano Villegas: untado de tinta)
 
En la antesala de la convención Liberal de 1973, Gabriel Cano redactó un nuevo editorial de apoyo a la candidatura de Lleras, pero su hijo y director Guillermo Cano, con el apoyo del equipo editorial, decidió aplazar la publicación para no entorpecer la unidad Liberal.  Ese día Gabriel Cano debía someterse a una intervención quirúrgica, y antes de partir hacia la Clínica Marly, cuando se enteró de la determinación del equipo editorial, rompió en pedazos su escrito y salió muy contrariado hacia la clínica. (Lea: El día que Gabriel Cano recibió el premio de periodismo María Moors Cabot)
 
Guillermo Cano recogió los pedazos del escrito, los pegó con cinta y lo llevó a su padre a la clínica con la propuesta de que continuara en el debate. Allí mismo, acudieron, además de Guillermo Cano, Darío Bautista, José Salgar, Fabio Lozano, Lucio Duzán, Antonio Panesso, Alfonso Palacio, Alfonso Castillo y Luis Gabriel Cano. Al final de la conversación Gabriel Cano terminó cediendo pero anunció su fecha de retiro del periódico: el 2 de enero de 1974. Tiempo después Guillermo Cano escribiría: “si me preguntaran cuál ha sido el hecho más importante en estos últimos 10 años de vida de El Espectador, tendría forzosamente que decir que fue el retiro nominal del gran jefe supremo”.  (Vea: La lucha de Guillermo Cano por la libertad de prensa)
 

 

últimas noticias