El reto de las ciudades con mayor desempleo

Noticias destacadas de Nacional

Esta situación en Colombia ronda el 21,4 %, pero ciudades como Neiva e Ibagué casi duplican la media nacional. La informalidad y la desocupación juvenil engrosan estos indicadores que buscan pronta gestión. Inversión pública y créditos, parte de la solución.

Los datos más recientes del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), entregados el pasado 31 de agosto, señalan que durante julio cerca de 4,15 millones de personas habían perdido su trabajo. En términos porcentuales, esto representa un 20,2 % de desempleo, que a su vez es el segundo indicador más alto durante la pandemia, después del 21,4 % registrado en mayo.

La tendencia de esta tasa no fue sorpresiva sobre la población y los sectores que se han visto afectados desde el inicio de la emergencia sanitaria. Por un lado, las mujeres siguen siendo las que más presencia hacen en los sectores que han presentado contracción y, consecuentemente, su tasa de desempleo es más alta (26,2 %) y casi duplicando la de los hombres (13,6 %).

Por el otro, los sectores que reportaron mayores pérdidas de empleos siguen siendo los asociados con el comercio y la reparación de vehículos, al alojamiento y servicios de comida, y las actividades profesionales, científicas y técnicas. El ponderado de estos sectores suma 720 mil desempleados.

Si bien desde el DANE aseguran que mes a mes la población ocupada se ajusta cada vez más en respuesta a la reapertura gradual de sectores, lo cierto es que la tendencia a la desocupación sigue al alza si se analiza la situación de las 13 ciudades principales del país, en la que ciudades como Ibagué o Cúcuta tienen altísimos índices de informalidad y desempleo juvenil.

Esta situación también está exacerbada en Neiva, Popayán y Florencia, capitales departamentales que según el DANE presentan las mayores tasas de desempleo. El Espectador muestra la situación laboral de estos municipios y las propuestas locales para salir escalonadamente de la crisis.

Neiva (Huila)

Neiva es la ciudad del país con mayores tasas de desempleo. Tiene 16.629 empresas, de las cuales el 95,2 % son microempresas, según la Cámara de Comercio local. Su tasa de desempleo más reciente supera el 37,4 % y el desempleo juvenil asciende al 49 %. Números rojos, teniendo en cuenta que la capital huilense basa su economía especialmente en el sector de alojamiento y servicios de comida.

Alexánder Díaz, secretario de las TIC y Competitividad en Neiva, asegura que las soluciones para detener el alza del desempleo se darán por medio de un uso rápido de fondos locales y articulaciones con entidades internacionales interesadas en invertir y generar empleo en la capital del Huila.

“Inicialmente pensamos en un fondo de reactivación local por $714 millones, en el que se les otorguen créditos a los microempresarios desde $500 mil. Sumado a esto, firmamos un convenio con Bancóldex, en el que invertimos $1.000 millones y ellos con su fondo multiplicador asignaron $16.400 millones más, que cubrirán a todos los empresarios, formales e informales, y que tendrá una especial atención en las mipymes, a quienes se les asignarán préstamos hasta por $300 millones para que se reactiven”, asegura Díaz.

Sobre la situación de desempleo en los jóvenes, el funcionario propone fijar los objetivos administrativos en el marketing digital y el comercio electrónico, lo cual “les daría una nueva vida al comercio y a los servicios de la ciudad, porque este sector depende altamente del trabajo de los muchachos cuando alternan sus actividades de estudio”, comenta Díaz. Para ello, desde la Alcaldía proponen gestionar convenios con call centers y generar más de 1.000 nuevos empleos.

“La idea es que para estos cupos concursen jóvenes con inglés B2, para que, además de impulsar empleos, se internacionalice la ciudad y haya mayor integración regional. A la fecha, las conversaciones están avanzadas con la multinacional Teleperformance”, concluye Gorky Muñoz, alcalde de Neiva.

Ibagué (Tolima)

El segundo puesto de desempleo a nivel nacional lo ocupa Ibagué, con un 35,5 %. Sectores como el de turismo y alojamiento han tenido disminución en sus ingresos por más del 97 % y se estima que con la habilitación de nuevos sectores se recuperen a corto plazo más de 5 mil empleos.

Los gimnasios, restaurantes, cafeterías y autocines abrieron desde el 1° de septiembre, e iglesias y prestadoras de servicios turísticos hicieron lo propio el 7 de septiembre. Este lunes abrieron cines y casinos, estos últimos claves para el fortalecimiento del sector salud, pues aportan al municipio anualmente más de $10 mil millones.

Diana Segura, secretaria de Desarrollo Económico de Ibagué, explica que entre manufactura, comercio, servicio y construcción ya se comenzaron a habilitar 10.370 empresas., que esperan tener un fortalecimiento con el comercio electrónico por medio de alianzas que se vayan forjando con Fenalco.

Dice que desde la Alcaldía comenzarán a tener alianzas con Protalento para vincular jóvenes con competencias en programación y que estén en el rango de edad entre 16 y 30 años. “Esto además de impulsar los programas de primer empleo, articulará diferentes sectores afectados por la pandemia, y así estimamos que en poco tiempo los índices de desempleo y desocupación reduzcan radicalmente”, agrega Segura. Esto irá acompañado por vinculaciones locales con el Sena para generar certificaciones en competencias laborales que dinamicen la economía laboral ibaguereña.

Popayán (Cauca)

La capital caucana tiene una tasa de desempleo del 33,5 %, tres veces más que hace seis meses. Se estima que dos tercios de sus habitantes trabajan en la informalidad y que tan solo en los ingresos que le genera a la ciudad la Universidad del Cauca, se han perdido más de $600 millones diarios desde el inicio de la cuarentena.

Teniendo en cuenta que de los 318 mil payaneses, más de 102 mil son población joven, de los cuales cerca de 30 mil representan mano de obra para los sectores, los esfuerzos administrativos se encarrilarán a generar empleo a esta población.

Inicialmente, el programa “Popayán se activa” buscará acelerar la inversión pública en los distintos sectores, con una proyección en obras que se concentren en el casco urbano y en la zona rural del municipio. Para esto se invertirán más de $200 mil millones en los próximos 16 meses.

Juan Carlos López, alcalde de Popayán, sugiere que en estos trabajos de reactivación se dupliquen los frentes de trabajo en manufactura y construcción, mientras que a las microempresas de otro sector se les puedan facilitar créditos que están respaldados por la administración, la Cámara de Comercio del Cauca y por Bancóldex, que representan más de $16 mil millones.

“Haremos especial énfasis en los informales y en los proyectos de ‘economía naranja’”, agrega el mandatario.

Según López, lo que buscan estos créditos y las diferentes propuestas que dé la Alcaldía para superar la crisis de desempleo “no es ofrecer plazas de trabajo, sino oportunidades de emprendimiento ciudadano”. “La innovación y los proyectos propios sacarán sin duda a los payaneses de la desocupación que generó la pandemia. Los jóvenes serán los principales beneficiados”, concluye el alcalde.

Florencia (Caquetá)

Florencia tiene una tasa de desempleo del 30,5 %. La capital de Caquetá tiene más de 107 mil personas trabajando en la informalidad y por la falta de empleos y el desplome de sus sectores, se estima que cierren el año con un déficit de más de $20 mil millones.

Luis Antonio Ruiz Cicery, alcalde de Florencia, asegura que será muy complicado resolver a corto plazo la situación de los más de 116 mil desempleados que tiene ahora el municipio. A su vez, le preocupa que sectores como el de discotecas, bares o centros de recreación, que normalmente generan altos ingresos para la ciudad, no tengan permiso para reabrir con planes pilotos. Los proyectos de reactivación están enfocados en el retorno del ecoturismo y en darles un nuevo impulso a las microempresas del municipio. “Con Bancóldex estamos trabajando en un proyecto que va a poner a disposición aproximadamente $1.500 millones para poderles hacer crédito a los pequeños empresarios, de entre $10 y $50 millones, lo que puede beneficiar a 50 o máximo 100 personas.”, asegura Ruiz.

El mandatario asegura que si con el pasar de las semanas este flujo de caja no aumenta, ya sea por transferencias departamentales o nacionales, muchas más empresas desaparecerán, porque lo que tienen ahora es tan solo un presupuesto inicial para aligerar las cargas que tienen los sectores que se mantienen en pie.

Comparte en redes: