“El Tedeum no se va a acabar por decisión del Consejo de Estado”: monseñor Castro

El presidente de la Conferencia Episcopal aseguró, tras el fallo del alto tribunal que suspendió temporalmente la ceremonia católica como evento oficial del 20 de julio, que Colombia sigue siendo un país mayoritariamente católico.

La Iglesia católica aseguró este viernes que seguirá celebrando el Tedeum cada 20 de julio, ceremonia que tiene como finalidad “dar gracias a Dios por los beneficios concedidos a los fieles” y se realiza en la Catedral Primada de Bogotá. “Colombia sigue siendo un país mayoritariamente católico y tendrá siempre sus ceremonias. Son ceremonias religiosas que muchas veces implican unas tradiciones culturales profundas”, dijo a Blu Radio monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal.

La respuesta del religioso se da un día después de que el Consejo de Estado, al estudiar una acción de nulidad, suspendiera temporalmente la celebración del Tedeum como evento oficial del homenaje del grito de independencia. Las medidas cautelares fueron dictadas en un recurso interpuesto por el abogado Miguel Garcés.

El jurista argumenta que el Tedeum, como punto obligatorio del protocolo para la conmemoración del 20 de julio, está vulnerando el principio de Estado laico reconocido, y persiste en un modelo confesional proscrito en la Constitución de 1991.

Al acoger estos motivos, la Sección Primera del Consejo de Estado dictó medidas cautelares y suspendió provisionalmente la celebración. En el fallo judicial se precisa que “el pluralismo y la convivencia igualitaria y libre de las distintas creencias, por lo que su participación en la celebración de una liturgia de la Iglesia Católica, en calidad de Jefe de Estado, resulta contraria al principio de neutralidad en materia religiosa".

Monseñor Pedro Mercado, secretario Adjunto para las Relaciones con el Estado, agregó que la decisión del alto tribunal “en nada afecta la celebración anual de ese rito litúrgico, al cual -como de costumbre- serán invitados todos los fieles católicos y miembros de otras iglesias y comunidades religiosas, incluidos los funcionarios públicos que voluntariamente y en uso de sus derechos inalienables, como ciudadanos, podrán asistir a la ceremonia de agradecimiento al Dios Omnipotente por la libertad, la justicia y la paz de Colombia”.

“Ccreo que la decisión provisional del Consejo de Estado, lejos de favorecer la libertad religiosa o la igualdad de cultos, terminan por violentar el espíritu mismo de nuestra Carta Magna.  En efecto, no se puede reducir la religión al ámbito individual y privado, minusvalorando las creencias y valores religiosos del pueblo colombiano, en sus diversas expresiones públicas y privadas, sin contrariar el auténtico espíritu de la Constitución de 1991”, concluye Mercado.
 

 

últimas noticias