El vergonzoso abandono en que viven los niños de La Guajira