Emergencia ambiental por derramamiento de crudo en quebradas de Santander

Una tractomula se volcó en la vía Bucaramanga – Rionegro, derramando 9.680 galones de crudo que transportaba.

Tomada de vanguardia.com

Una tractomula que de Bucaramanga se dirigía a Cartagena, se volcó este martes, derramando aproximadamente 7.450 galones de crudo en las quebradas Los Monos y La Paguila, las cuales desembocan en el Río de Oro, como informó vanguardia.com

El camión que transportaba 9.680 galones de crudo, se volcó saliendo de una curva, sobre el kilómetro 3+300 metros de la vía entre Bucaramanga y Rionegro. Las causas de éste hecho son materia de investigación de las autoridades.

El conductor es la única víctima fatal, quien fue identificado como Wilson Antonio Uchamocha Berdugo, de 31 años y falleció en el servicio de urgencias del Hospital Local del Norte.

“Estaba almorzado cuando escuché el estruendo. Salí y la tractomula se había volcado. Con otras personas corrimos para auxiliar al conductor, quien quedó atrapado en la cabina. El cinturón de seguridad lo tuvimos que cortar con un cuchillo. El señor estaba grave, entonces lo subimos en un vehículo y lo llevamos al hospital donde murió 10 minutos después”, señaló Jorge Parra, quien se encontraba presente en el momento del accidente.

Tras el accidente, dos de los compartimientos del tanque se rompieron ocasionando una fuga de crudo, que fue a parar a las dos quebradas que pasan cerca al sitio de los hechos.

“El daño ambiental es irreparable. Dos quebradas han sido afectadas. La recomendación es para la gente de la ribera de los afluentes para que no consuman agua ni la usen por el alto riesgo de contaminación por esta situación”, afirmó el ingeniero químico Gustavo Oviedo, de la Unidad de Fuentes Móviles de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb.

Según el coordinador del Grupo Élite Ambiental, GEA, de la Cdmb, Pedro Miguel Cacua, los encargados de atender la emergencia ambiental están recuperando el tramo de vía que resultó afectada por el derramamiento de crudo tras el volcamiento de un camión cisterna.

El coordinador agregó que para este tipo de accidentes las empresas responsables de la carga, en este caso Impala de Colombia y Transportadora TTC Ltda, deben tener un plan de contingencia para controlar la emergencia ambiental, sin embargo, “no preocupa es que el plan de contingencia no está claro. Parece que el vehículo, que debía llevar dicho plan no lo tenía, porque hasta el momento no se ha encontrado”.

Por ahora no se ha podido controlar la emergencia ya que al parecer las empresas responsables no han podido limpiar la mancha de crudo de las quebradas y solo se ha despejado el derramamiento de la carretera.

“Ellos actuaron sobre la vía y 24 horas después del accidente, cuando la mancha ya estaba 40 kilómetros aguas abajo”, dijo el funcionario de la Cdmb.

De acuerdo con las informaciones que ha recibido la autoridad ambiental, la mancha de crudo ya pasó por el sector de Bocas de Girón, accedió al río de Oro, y ahora, se calcula, debe estar en el río Lebrija llegando al corregimiento de San Rafael.

“Hemos hecho las visitas respectivas para verificar donde está la emergencia, y estamos a la espera del informe de las empresas encargadas de controlar la emergencia ambiental. Se abrirá una investigación e indudablemente se abrirá un proceso sancionatorio, cuidando el debido proceso”, Expresó Cacua.

El daño ambiental es incalculable, y la recomendación a las comunidades aledañas a los afluentes es que no consuman del líquido durante por lo menos 15 días, mientras se hace un barrido por las quebradas y ríos para limpiar los residuos de crudo que quedaron.

 

Temas relacionados