Emergencia en Dabeiba: los estragos que dejaron las lluvias

Noticias destacadas de Nacional

Las autoridades reportan 201 familias damnificadas, cinco personas muertas y otras tres desaparecidas. Se han habilitado cinco albergues, desde donde los afectados esperan apoyo para reconstruir sus vidas.

“Hace unos días estábamos bien, teníamos todo y hoy muchas personas hemos perdido”, dice Esteban Higuita, recordando la tragedia que vivió la noche del pasado viernes 13 de noviembre cuando un torrencial aguacero provocó varios deslizamientos de tierra. Esteban creció en la vereda Botón, de Dabeiba (Antioquia), se casó hace seis años y junto a su esposa, Yudi Andrea Carmona, trabajaban en dos emprendimientos: uno con la fabricación de artesanías y otro con piñas y guanábanas, para vender la pulpa. El cultivo se salvó, pero sigue en riesgo por posibles deslizamientos.

Esa noche estaba en la iglesia haciendo unos arreglos para un evento que había el sábado y en medio de las fuertes lluvias decidió quedarse en la casa de un vecino. Al día siguiente el panorama fue desolador: encontró su casa arrasada por una avalancha, la finca con deslizamientos y la vía de acceso destruida. La finca es una herencia de sus abuelos, allí están los proyectos productivos de su familia, y la casa la tenía desde que se casó.

Después de ayudar en la atención de la emergencia, él y su esposa caminaron seis kilómetros hasta que un carro los recogió y los llevó hasta el albergue. Ambos son parte de los 656 damnificados por los deslizamientos de tierra y la avenida torrencial que afectó, principalmente, las veredas Dabeiba Vieja, Botón, Mohán y El Cajón. De acuerdo con Jaime Enrique Gómez, director del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard), la tragedia ya deja cinco muertos, tres personas desaparecidas y 22 heridas. Además, se han reportado 67 viviendas destruidas, 104 averiadas y 5,5 kilómetros de vía afectada.

Los organismos de búsqueda y rescate están trabajando para encontrar a las tres personas que todavía se encuentran desaparecidas, así como para habilitar la vía lo más rápido posible. El secretario de Gobierno, Juan Daniel Hernández, dijo que se instaló un Puesto de Mando Unificado y se crearon cinco albergues donde se encuentran al menos 180 familias, más de 500 personas. Asimismo, el secretario de Gobierno de Antioquia, Luis Fernando Suárez, informó que personal de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y los ingenieros de la concesión, adelantarán obras para instalar una tubería y mejorar el paso desde Dabeiba hacia Medellín, además se instalará un puente militar.

También le puede interesar: Emergencia en Dabeiba: los estragos que dejaron las lluvias

Higuita afirma que los han tratado muy bien. Aunque la mayoría de los albergues se adecuaron en escuelas, dice que el lugar funciona como una fundación para niños con discapacidad administrada por monjas: el Hogar Semillero de Esperanza, conocido como Casa Verde. Tienen tres baños, una cocina que cuenta con los utensilios necesarios y varias habitaciones. “Estamos muy agradecidos, ha llegado ropa y calzado, aun así hay escasez de elementos de cuidado personal”, dice. Por el momento no se ha hablado de la reubicación, su principal inquietud es si las tierras en las que vivían son seguras y pueden regresar en algún momento: “Hay preocupación porque las gallinas y los cerdos se estaban muriendo de hambre”.

Cuenta que algunas personas no han desalojado porque se presentaron robos en las veredas. La Gobernación de Antioquia informó que están adelantando un trabajo de atención para los animales que estaban en las fincas, con un equipo de personas de la Secretaría de Agricultura, conformado por médicos veterinarios, zootecnistas y agrónomos. A la fecha se han identificado aproximadamente 2.500 animales.

Aunque otras viviendas no quedaron destruidas, muchos cultivos sí fueron arrasados. Jhonier Sanmiguel, por ejemplo, vivía en una finca con sus familiares y perdieron cultivos de maíz, pepino, cacao y fríjol. “De nuestra finca salían tres quebradas que dañaron varias viviendas en la vereda de Botón, esa noche no pudimos salir, tuvimos que esperar hasta el día siguiente”, relata. Le preocupa saber cómo harán para vivir en adelante, pues siempre se han dedicado a las labores del campo. En medio de la tragedia han sentido el apoyo de la comunidad y de los docentes del colegio Madre Laura, en donde se están quedando, pues fue habilitado como albergue para más de 100 personas.

A muchos la avalancha no les dio tiempo de reaccionar. Manuel Rivas cuenta que cayó un derrumbe sobre la casa en la que vivía. Dice que llegó después de las seis de la tarde de trabajar y aunque intentaba sacar el agua, la lluvia era muy fuerte. “Empecé a sentir que la casa traqueaba, vi agua y lodo por todo lado. Entonces saqué mi Biblia y mi celular. Me sentí atrapado”, rememora.

Según el alcalde de Dabeiba, Leyton Urrego, han recibido donaciones de otros municipios y están a la espera de los apoyos prometidos por el Gobierno Nacional. “Lo que más requerimos es lo que ya prometió el presidente, ayudas para las personas que están en los albergues y luego apoyo para que reconstruyan sus vidas con viviendas y auxilios, pues han perdido todo”, comenta.

Por su parte, el director de Dapard, recuerda que se mantiene la alerta para los 125 municipios de Antioquia, por movimiento en masa o desbordamiento por inundaciones. Les recomienda a las personas que viven en laderas empinadas tomar acciones de prevención cuando observen cambios en el terreno. “En caso de que se presenten intensas lluvias, salir de sus viviendas y ponerse a salvo como lo hicieron 187 personas ese día en Dabeiba, salieron de sus casas, subieron a la parte alta de la montaña y salvaron sus vidas. Al día siguiente fueron rescatadas en una acción de la Fuerza Aérea, la Policía y helicópteros de la Gobernación”, afirmó.

También le puede interesar: Emergencia invernal: 25 departamentos se han visto afectados por lluvias

Higuita pide que la situación de las más de 600 personas damnificadas no se olvide, porque en este momento están a la deriva. “Que no pase como en otros lugares, donde hay desastres y después de cinco años no se ve una solución. Esperamos que al terminar este año veamos una luz y sepamos qué va a pasar”, concluye.

Comparte en redes: