Tip legal

En casos excepcionales las EPS deben brindar el servicio de cuidador

Por vía de excepción el Estado está obligado a brindar este servicio cuando es evidente y clara la necesidad del paciente de recibir cuidados especiales en casa y el principal obligado, -la familia del paciente-, está imposibilitado materialmente para brindarlos.

En casos extremos de vulnerabilidad, las EPs están obligadas a suministrar el servicio de cuidador en casa.

Anastasia* es una mujer de 69 años con insuficiencia renal crónica en fase terminal, hipertensión, diabetes y ceguera que por su delicado estado de salud necesita recibir atención constante de parte de su familia. Aunque Rosa*, una de sus hijas, comenta que debe brindarle acompañamiento diario y permanente y asistir con ella a tres sesiones semanales de diálisis para tratar la insuficiencia renal, esta obligación ha afectado significativamente su capacidad laboral, ya que no cuenta con el tiempo suficiente para cumplir con una jornada completa de trabajo.

La situación se torna más dramática cuando explica que no posee tampoco recursos económicos para sufragar los gastos de manutención de su núcleo familiar en Caucasia (Antioquia), teniendo en cuenta que no labora de manera permanente, aunque percibe $450.000 mensuales por la realización de oficios varios en el tiempo libre que le quedan, especialmente mientras la señora Anastasia es cuidada por su nieto mayor.

Rosa afirma que tiene hermanos, pero que estos son personas de escasos recursos que viven en otras ciudades, por lo que entre todos no pueden pagar el servicio de enfermería domiciliaria y no les es posible colaborar con el cuidado diario de doña Anastasia.

Esa es, groso modo, la situación que conoció la Corte Constitucional al revisar una acción de tutela interpuesta por Rosa después de que la EPS Savia Salud le negara el servicio de cuidador a domicilio a fin de atender todas las necesidades básicas que Anastasia no puede satisfacer autónomamente debido a las enfermedades que la aquejan.

Al contestar la demanda, Savia Salud EPS adujo que la acción de tutela en este caso era improcedente, toda vez que la accionante no probó debidamente la necesidad del servicio de salud que requiere. Además, aseguró que la Dirección Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia, de acuerdo con el artículo 20 de la Ley 1122 de 2007, tiene la responsabilidad de asumir los servicios no incluidos en el Plan de Beneficios en Salud, tal como el servicio de enfermería domiciliaria 24 horas.

A su turno, la Secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia sostuvo que Savia Salud EPS es la entidad responsable de brindar el servicio de salud que la demandante requiere para su madre, en razón del modelo descentralizado de pago de servicios que el Departamento de Antioquia adoptó mediante la Resolución Departamental 192975 de 2015, en el que los servicios no incluidos en el Plan de Beneficios en Salud deben ser brindados a los afiliados y posteriormente cobrados al ente territorial.

Previamente un juez de única instancia negó la protección invocada por considerar que la acción de tutela es improcedente, dado que no se probó en debida forma que el médico tratante de la señora Anastasia haya ordenado dicho servicio, por lo que no existe prestación pendiente de ser recibida por la accionante.

¿Quién presta el servicio de cuidador?

Al respecto, la sentencia T-154 de 2014 determinó que el servicio de cuidador: (i) es prestado generalmente por personas no profesionales en el área de la salud; (ii) a veces los cuidadores son familiares, amigos o sujetos cercanos; (iii) es prestado de manera prioritaria, permanente y comprometida mediante el apoyo físico necesario para que la persona pueda realizar las actividades básicas y cotidianas, y aquellas que se deriven de la condición médica padecida que le permitan al afectado desenvolverse adecuadamente; y (iv) representa un apoyo emocional para quien lo recibe.

Lo que  dijo la Corte

Conocida la negativa por parte de ambas entidades y del juzgado, la Sala Sexta de Revisión de la Corte Constitucional entró a estudiar el caso. En primer lugar, se preguntó: ¿Savia Salud EPS y/o la Secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia vulneran los derechos fundamentales a la salud y a la vida en condiciones dignas de la señora Anastasia, al negar el servicio de enfermería domiciliaria 24 horas solicitado?

Para dar respuesta comenzó por definir el concepto de cuidador, que es “aquel que brinda apoyo en el cuidado de otra persona que sufre una enfermedad grave, congénita, accidental o como consecuencia de su avanzada edad, que depende totalmente de un tercero, sin que lo anterior implique sustitución del servicio de atención paliativa o atención domiciliaria a cargo de las EPS por estar incluidos en el Plan de Beneficios en Salud cubierto por la Unidad de Pago por Capitación (UPC)”.

La Corte aclaró que existen circunstancias excepcionalísimas en las que, a pesar de que las EPS no deben suministrar el servicio de cuidador, se requiere en todo caso dicho servicio, y en consecuencia se debe determinar detalladamente si puede ser proporcionado o no. Dichas circunstancias son: “(i) si los específicos requerimientos del afectado sobrepasan el apoyo físico y emocional de sus familiares, (ii) el grave y contundente menoscabo de los derechos fundamentales del cuidador como consecuencia del deber de velar por el familiar enfermo, y (iii) la imposibilidad de brindar un entrenamiento adecuado a los parientes encargados del paciente.

En tales circunstancias, el juez constitucional tiene la posibilidad, al no tratarse de un servicio médico en estricto sentido, de trasladar la obligación que en principio le corresponde a la familia, al Estado, para que asuma la prestación de dicho servicio.

Ejemplo de lo anterior son las Sentencias T-208 de 2017 y T-065 de 2018, en las que se protegieron los derechos fundamentales a la salud y vida digna de dos jóvenes de 17 y 25 años con “daño cerebral severo y pérdida de las funciones mentales superiores y mínimas” y “epilepsia generalizada y  retraso mental grave, respectivamente, y se ordenaron a sus EPS brindarles el servicio de cuidador, en atención a su condición de sujetos de especial protección y la imposibilidad de su núcleo familiar de prestarles los cuidados especiales que requieren, y se les dio la posibilidad de recobro ante el ente territorial. n esos casos se cumplían los requisitos indicados de imposibilidad material de sus familias y del deber de proteger la vida digna de los ciudadanos.

En el caso de Anastasia, la Sala Tercera de revisión  reconoció su situación de debilidad manifiesta, su estado terminal de salud, la presión sobre su familia conformada por su hija, madre cabeza de familia, con dos hijos menores de edad y un estudiante universitario, que hacen necesario evaluar la posibilidad de que exista otro servicio o atención que pueda ser prestado a la demandante para asegurar las condiciones de dignidad de la madre y la viabilidad económica y emocional del grupo familiar.

En ese orden de ideas, considera la Sala que, en el presente caso, se encuentran configurados los requisitos mencionados para que la obligación de brindar los cuidados básicos de un paciente se traslade al Estado.

Por eso, ordenó a Savia Salud EPS autorizar y suministrar en favor de la demandante el servicio de cuidador a domicilio por 12 horas, para proteger así los derechos fundamentales a la salud y vida digna de la señora Anastasia por sus condiciones particulares de movilidad y sus dolencias físicas y apoyar a su núcleo familiar en su cuidado, a fin de que su hija pueda trabajar y obtener los recursos necesarios para su manutención y la de su grupo familiar.

*Nombre modificados 

([email protected])

882963

2019-09-25T22:10:28-05:00

article

2019-09-25T22:11:24-05:00

ravila1_173

none

* El Espectador

Nacional

En casos excepcionales las EPS deben brindar el servicio de cuidador

68

7717

7785