El acuerdo sigue vigente

¿En dónde está el busto de Camilo Torres Restrepo?

Noticias destacadas de Nacional

En 1970, un acuerdo del Concejo de Bogotá, siendo presidenta de dicha corporación María Eugenia Rojas de Moreno, ordenó la construcción de un monumento en honor al líder social y religioso, que debía ubicarse en el barrio La Soledad. Las autoridades desconocen si fue construido o no.

Ya han pasado cinco décadas desde que la figura del joven sacerdote Camilo Torres Restrepo, sociólogo y profesor universitario, sacudió el campo político de su época con un pensamiento que conciliaría el cristianismo con la lucha por el cambio social. A través de su periódico Frente Unido hizo un amplio llamado a los diversos sectores de la sociedad para unirse y construir un proyecto que permitiera consolidar un país solidario en justicia social.

Aunque la muerte de este joven fue prematura en las filas del Ejército de Liberación Nacional (Eln), el 15 de Febrero de 1966, el legado de su pensamiento social caló hondamente en la cultura política del país, entre la juventud y quienes se encontraban inconformes por la exclusión política generada por la alternancia del poder de parte de algunas facciones de los partidos tradicionales, conocida como Frente Nacional.

Es por ello que para finales de los años setenta el concejal conservador anapista Pedro Pablo Rojas presentó al Concejo de Bogotá el proyecto de Acuerdo 84 de 1970, “Por el cual se honra la memoria del sacerdote Camilo Torres”. En dicho texto el autor acude a exponer, desde su perspectiva, el significado histórico de Torres en el contexto internacional y colombiano: “Es así como los últimos cinco años de la vida del mártir Camilo Torres Restrepo llenan toda una etapa luminosa de nuestra historia. (…) Porque, honorables concejales, podría estarse en desacuerdo en todo o en parte con las doctrinas camilista (sic) o con el camino escogido por él para librar su lucha. Pero, no es posible ignorarle. Ni a él ni a sus ideas”, argumentó el concejal Rojas en su exposición de motivos.

Durante la comisión general número 7 del primero (1) de diciembre de 1970, como quedó registrada en los Anales del Concejo, la Secretaría le dio lectura al Proyecto de Acuerdo número 84 de 1970 y se generó una intensa discusión:

“Tengo entendido que el padre Camilo Torres fue que lo mataron (sic) (…) El Concejo debe nombrar una comisión que estudie el punto de la constitucionalidad o la viabilidad del proyecto. Además, se debe aportar una relación de su obra, la cual yo desconozco tal vez por ignorancia mía, no es oponerme, es poder votar el proyecto a conciencia; sé de una manifestación pública en que dijo que él no era sacerdote, que no le gustaba ni siquiera eso; sé que no era profesor de la Universidad como dice el acuerdo; sé que él no se inmoló, sino que lo mataron; son cosas totalmente distintas. En los tres puntos que yo conozco, porque los demás los desconozco, hay una contradicción que no debe existir en un proyecto de acuerdo del Concejo de Bogotá. Entonces para qué nos ponemos a decir cosas que no son ciertas y cambiar la historia que él hizo”, manifestó el concejal liberal, leal al Frente Nacional, Héctor Echeverri Correa.

En respuesta, el concejal conservador anapista, y encargado de leer la ponencia del proyecto de acuerdo, Carlos Bula Camacho señaló: “Yo le puedo solucionar el problema de desconocimiento de la obra, los aspectos humanísticos del padre Camilo Torres para que el proyecto no sea inconstitucional, regalándole un libro que se llama Cristianismo y revolución (…) En eso hay un documento del padre Camilo Torres de sociología, aspectos de análisis, etc. Camilo, además, nunca dijo que no era sacerdote ni habló públicamente de eso; además, eso es un sacramento cuyo carácter no se puede perder, de acuerdo con la teología católica. Por el contrario, muchas de sus manifestaciones de orgullo era su carácter sacerdotal, simplemente lo laicizaron, que es el término canónigo que se utiliza en estos casos. El padre Camilo fue realmente profesor universitario, yo quiero solicitar a la Comisión la aprobación del proyecto”, concluyó.

 

Así luce Carlos Bula Camacho casi cinco décadas después de defender el Proyecto de Acuerdo número 84 de 1970.

 

La Comisión aprobó el proyecto casi de forma unánime y el único que dejó constancia de su voto negativo fue el concejal Echeverri. Debemos recordar que para el período constitucional de 1970 a 1972 el número de concejales opositores al Frente Nacional fue mayoría, llegando a 11 de un total de 20. Las fuerzas políticas en el cabildo distrital estaban distribuidas de esta manera, según los Anales del Concejo: 8 concejales conservadores anapistas, encabezados por María Eugenia Rojas de Moreno; 7 concejales liberales leales al Frente Nacional, liderados por Virgilio Barco; 2 concejales conservadores leales al Frente Nacional, encabezados por Carlos Albán Holguín; 2 concejales belisaristas, uno liberal y el otro conservador, encabezados por Belisario Betancur; un liberal independiente, Alberto Zalamea Costa.

“La oposición al sistema continuista y oligárquico del Frente Nacional alcanzó en Bogotá mayoría en las elecciones del 19 de abril de 1970”, afirmó el concejal Alberto Zalamea Costa durante la primera sesión de ese período.

El proyecto de acuerdo número 84 de 1970 se convirtió en el Acuerdo Número 22 de 1970 y fue sancionado por el alcalde mayor de Bogotá el 15 de febrero de 1971. Dicho acuerdo contiene cinco artículos, entre los que se destacan el primero y el segundo, en tanto los restantes tratan temas prácticos y administrativos para darles viabilidad a los primeros:

Artículo 1: Frente a la residencia donde nació el sacerdote Camilo Torres se colocará sobre la pared una placa de bronce con la efigie en alto relieve del caudillo sacrificado, con la siguiente inscripción:"Aquí nació el sacerdote Camilo Torres Restrepo, caudillo y mártir de la democracia colombiana”.

Artículo 2: “En la calle 45 carrera 24, iniciación zona verde de la calzada central, delindando también con la diagonal 22, se erigirá un busto del sacerdote Camilo Torres en cuya plataforma se escribirá esta leyenda: (Camilo Torres Restrepo 1929-1966) Su vida al servicio de un pueblo; su sacrificio la esperanza de su redención.

El primer artículo pide la fijación de una placa frente a su lugar de nacimiento, y el segundo, un busto que las autoridades distritales desconocen si se construyó o no. ¿Qué sucedió?

¿En dónde está el busto de Camilo Torres Restrepo?

En la calle 45 con carrera 24, en la zona conocida como Park Way, no se encuentra señal alguna del busto. El Espectador tampoco encontró rastro de la existencia de una placa en honor a Camilo Torres en el centro de Bogotá, ni en la residencia que el sacerdote registró en el momento de inscribirse en la Universidad Nacional: calle 18 Nº 4-51.

Si bien el paisaje urbano ha cambiado durante las últimas cinco décadas, este sería el lugar designado por el Acuerdo para ubicar el busto en honor a Camilo Torres. /Gustavo Torrijos. 

 

Al indagar a las autoridades distritales encargadas, esto fue lo que respondieron:

“En el listado de monumentos que el Instituto de Desarrollo Urbano entregó al IDPC mediante el Decreto 185 de 2011(…), este monumento no está relacionado. Así mismo, se revisó el listado de inventario que realizó el IDPC entre los años 2013 y 2015, y no hay registro del busto al sacerdote Camilo Torres Restrepo. En dicho inventario se hizo una inspección de campo, consulta en fuentes históricas y se acudió a las alcaldías locales. (…) Por lo anterior, el busto al que hace mención el Acuerdo 22 de 1970 no se ha encontrado, porque quizá no se construyó. Estamos atentos si llega alguna evidencia de ubicación actual y de la cual desconocemos, estaríamos agradecidos con este aporte que se haría a la ciudad”.

¿Se construyó el busto pero no se instaló?

Uno de los lugares en los cuales podría encontrarse el busto de Camilo Torres, si hubiera sido construido, sería en la Universidad Nacional, ya que allí ejerció como capellán y profesor. Consultamos a Alejandro Burgos Bernal, jefe de la División de Museos de la Universidad Nacional, quien descartó dicha posibilidad en la Ciudad Blanca. “Hecha la necesaria verificación en los inventarios, la Universidad no cuenta con un busto de Camilo Torres Restrepo”.

Al no estar el monumento en poder del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, sumado a la respuesta del Concejo de Bogotá que afirma que “no encontró documento alguno que dé fe al cumplimiento del mencionado acuerdo por parte del Gobierno Distrital”, no existen bases materiales para suponer que se le dio cumplimiento al acuerdo.

¿El acuerdo sigue vigente?

Sí. Según informó el Concejo de Bogotá a El Espectador, “no se encontró registro alguno que indique que el Acuerdo Distrital No 22 de 1970 haya sido suspendido o anulado por la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo”.

 

“Ya que según las autoridades distritales el acuerdo sigue vigente, y como las mismas autoridades mencionan que no se han cumplido sus disposiciones, cualquier persona podría acudir a la acción de cumplimiento para obligar al Distrito, por la vía jurisdiccional, a que instale tanto el busto como la placa conmemorativa. Para hacer esto, es necesario que la autoridad competente sea renuente, es decir, que se niegue a ejecutar la orden dada por el Concejo desde 1970. Me parece que en este caso la renuencia es más que evidente, porque han pasado casi cinco décadas desde que se profirió ese acuerdo y no se ha cumplido”, anotó el profesor de la Universidad Nacional, David Ernesto Llinás Alfaro.

Monumentos a Camilo Torres

En otras partes del país se han pintado murales y se ha intentado fijar placas en las universidades públicas. Además, han construido bustos como en la Universidad del Valle. En Barranquilla, en el barrio Rebolo, se erigió una estatua roja en homenaje a Camilo Torres Restrepo. En el municipio de El Carmen de Chucurí se tenía prevista la construcción de un monumento para conmemorar 50 años de su muerte, pero un grupo de personas destruyó su base material.

Después de casi cinco décadas, ¿se debería dar cumplimiento al acuerdo?

En las manos de la sociedad civil queda entonces buscar el cumplimiento o no de este acuerdo, que se ha mantenido vigente durante 47 años. Y evaluar el valor de la figura de Camilo Torres Restrepo para la búsqueda de la paz en momentos en que el Eln se sienta a la mesa de diáologos con el Gobierno de Juan Manuel Santos.

 

*snavarrete@elespectador.com

Comparte en redes: