En junio fueron asesinadas 17 personas en Catatumbo, Norte de Santander

La guerra entre el ELN y el EPL no da tregua. La confrontación ha cobrado la vida de líderes sociales de la región. "Esto por acá está muy feo, pedimos ayuda a los organismos humanitarios”, dice un habitante de la zona.

La guerra que se libra en la zona del Catatumbo entre el ELN y el EPL no para y es la que más muertes violentas deja cada mes desde que inició esa confrontación el pasado mes de enero. Solamente en junio ingresaron a la morgue de la Unidad Básica de Medicina Legal de Ocaña, 17 cadáveres de personas cuyas muertes fueron ocasionadas con proyectil de arma de fuego en hechos presentados en los municipios de Convención Hacarí, Teorama, Ocaña y el corregimiento Guamalito de El Carmen. Los casos ocurridos en estas localidades están asociados a la disputa territorial entre esas organizaciones armadas ilegales que no cesan en su proceder.

El 3 de junio fue el día en que empezó el mes negro con dos casos de sicariato en el casco urbano Ocaña. El primer homicidio se registró en el sector conocido como La Laguna en el oriente del municipio. Allí, hombres armados llegaron hasta un billar y descerrajaron varios disparos contra Heder Francisco Ramírez de 36 años de edad, quien falleció cuando era trasladado al hospital. Un par de horas después se presentó un homicidio en una tienda del barrio Galán en el norte del municipio. Al establecimiento llegaron hombres armados y dispararon en cuatro oportunidades contra Juan Carlos Madariaga, quien falleció de manera

La guerra que se libra en la zona del Catatumbo entre el ELN y el EPL no para y es la que más muertes violentas deja cada mes desde que inició esa confrontación el pasado mes de enero. Solamente en junio ingresaron a la morgue de la Unidad Básica de Medicina Legal de Ocaña, 17 cadáveres de personas cuyas muertes fueron ocasionadas con proyectil de arma de fuego en hechos presentados en los municipios de Convención Hacarí, Teorama, Ocaña y el corregimiento Guamalito de El Carmen. Los casos ocurridos en estas localidades están asociados a la disputa territorial entre esas organizaciones armadas ilegales que no cesan en su proceder.

El 3 de junio fue el día en que empezó el mes negro con dos casos de sicariato en el casco urbano Ocaña. El primer homicidio se registró en el sector conocido como La Laguna en el oriente del municipio. Allí, hombres armados llegaron hasta un billar y descerrajaron varios disparos contra Heder Francisco Ramírez de 36 años de edad, quien falleció cuando era trasladado al hospital. Un par de horas después se presentó un homicidio en una tienda del barrio Galán en el norte del municipio. Al establecimiento llegaron hombres armados y dispararon en cuatro oportunidades contra Juan Carlos Madariaga, quien falleció falleció de manera instantanea. Una menor de ocho que se encontraba en el lugar recibió un impacto en la cabeza y quedó en estado crítico.  Lea también: Motilonas Rap, hip hop desde las montañas del Catatumbo

La noche del 6 de junio el conflicto se trasladó al corregimiento Mesitas de Hacarí, donde se registró un bombardeo por parte de la fuerza pública contra supuestos campamentos del EPL. Sin embargo, no se conoció reporte oficial de la operación mientras que líderes comunales informaron que durante el ataque murió, Yurgen Soto de 19 años, quien fue alcanzado por esquirlas de una bomba que cayó sobre su vivienda.

En este hecho resultaron heridos Yamid Rangel de 27 años y Fernando Ascanio de 20. El 7 de junio, cuando realizaba con su unidad militar operaciones de control del oleoducto Caño Limón- Coveñas en la vereda Carrizal de Convención, fue asesinado el soldado José Sebastián Cataño Melchor a manos de un francotirador del “Frente Héctor” del ELN.

. Una menor de ocho que se encontraba en el lugar recibió un impacto en la cabeza y quedó en estado crítico.  Lea también: Motilonas Rap, hip hop desde las montañas del Catatumbo

La noche del 6 de junio el conflicto se trasladó al corregimiento Mesitas de Hacarí, donde se registró un bombardeo por parte de la fuerza pública contra supuestos campamentos del EPL. Sin embargo, no se conoció reporte oficial de la operación mientras que líderes comunales informaron que durante el ataque murió, Yurgen Soto de 19 años, quien fue alcanzado por esquirlas de una bomba que cayó sobre su vivienda.

En este hecho resultaron heridos Yamid Rangel de 27 años y Fernando Ascanio de 20. El 7 de junio, cuando realizaba con su unidad militar operaciones de control del oleoducto Caño Limón- Coveñas en la vereda Carrizal de Convención, fue asesinado el soldado José Sebastián Cataño Melchor a manos de un francotirador del “Frente Héctor” del ELN.

El recorrido mortal siguió el 8 de junio en el municipio de Convención, donde fue asesinado Jesús Antonio Avendaño Angarita. Su cuerpo baleado fue encontrado en la Y de Gramales muy cerca al corregimiento de Cartagenita. Una semana después, la ola violenta recorrió varios puntos del Catatumbo, incluido del municipio de Mesitas donde dos familias campesinas resultaron afectadas. Harvey Peñaranda Beltrán de 27 años de edad y Jhon Jairo Durán de 19, perdieron la vida cuando la moto en la que transitaban por una carretera de la vereda Castrellón estalló al hacer contacto con un artefacto explosivo que se encontraba en el piso. El accidente se registró en un área en la que se han registrado enfrentamientos entre los grupos armados ilegales EPL y ELN, donde la comunidad ha denunciado la siembra indiscriminada de minas antipersona.

La violencia se hizo presente ese mismo 15 de junio en el corregimiento Guamalito del municipio de El Carmen. En diferentes puntos fueron asesinados dos hombres identificados como José del Carmen Ardila Pacheco de 27 años y Wilson Cárdenas de 25, quienes recibieron impactos de bala propinados por desconocidos. Un día después, a raíz de los enfrentamientos entre el ELN y el EPL; el 16 de junio, dos hombres que se movilizaban en una camioneta por la vereda Santo Domingo del Municipio de Teorama, fueron emboscados y atacados a tiros de fusil por miembros del EPL. Las víctimas fueron identificadas como Cruz Evelio López oriundo de San Calixto y Carlos Ruiz.

En la mañana del 19 de junio, John Freyder Buitrago se convirtió en otra víctima de las balas disparadas por miembros de grupos ilegales. Buitrago salió a realizar actividades del campo, pero ante su tardanza, su padre, Ovidio Buitrago, fue a buscarlo y lo encontró sin vida.

Video: Hagamos Memoria

El 20 de junio fue de consternación para los líderes comunales de Hacarí. Ese día fue asesinado Cristian Rodríguez Sánchez de 22 años, miembro del Comité de Jóvenes de la Junta de Acción Comunal de la vereda Maracaibo. Su cuerpo fue hallado con varios balazos. El 22 de junio, el Catatumbo amaneció con otro homicidio. Campesinos de la vereda Santo Domingo encontraron sin vida a Héctor Santiago Anteliz en la vía que comunica Teorama con el corregimiento San Pablo.

La víctima, de 52 años de edad, era presidente de la Junta de Acción Comunal de la Vereda Filo San José y miembro de la Asociación Campesina del Catatumbo -ASCAMCAT-.

La muerte de los líderes comunales fue rechazada por la Comisión por la Vida, la Reconciliación y la Paz del Catatumbo, -CVRPC- órgano creado para mediar en la solución del conflicto en que están enfrascadas las dos guerrillas. No habían pasado 24 horas cuando Janer Alberto Correa Arboleda natural de Curumaní, Cesar, se convirtió en la segunda persona tiroteada en zona de San Pablo. Como en los casos mencionados, se desconocen móviles y autores sin embargo se presume que este homicidio esté enmarcado en las retaliaciones en las que están envueltos “Elenos” y “Pelusos”. Lea también: Organizaciones del Catatumbo rechazan asesinatos a líderes

El 23 de junio, Anderson Ortiz Pérez de 24 años de edad se convirtió en una víctima más de pistoleros quienes lo atacaron con arma de fuego en la vereda Carrizal del municipio de La Playa de Belén. Aún con vida, fue trasladado al hospital Hospital Emiro Quintero Cañizares, sin embargo, los esfuerzos hechos por el personal de urgencias resultaron infructuosos y murió. El comienzo del mes de julio no ha sido ajeno a las muertes violentas. El día 3, habitantes del municipio de Convención fueron presa del pánico al escuchar hacia las 6:15 de la tarde el sonido de una detonación, seguida de varios disparos. Se trataba de un ataque contra Yeison Peinado quien murió de manera instantánea. Al lado del cuerpo quedó tirada una granada de mano. Las muertes violentas regresaron el 8 de julio a zona rural de San Pablo. En la vereda Vijagual hombres armados interceptaron a Edilson Durán Sánchez quien fue obligado a bajar de su motocicleta. De varios disparos acabaron con su vida y su vehículo incinerado. Este mismo día, el vecino municipio de González, Cesar, limítrofe con Ocaña, no fue ajeno a la arremetida violenta. Hacia la las 07:30 de la noche en una heladería, en pleno parque central de esa localidad fue abordado por pistoleros, Albeiro Contreras Lobo de 36 años de edad, a quien le propinaron un impacto de bala en la  cabeza. Aun cuando alcanzó a ser trasladado para que recibiera atención médica, falleció horas más tarde.

A los casos conocidos se les podría sumar otros de personas asesinadas y cuyos cuerpos habrían sido enterrados en fosas comunes quedando fuera de las estadísticas oficiales. Entre tanto, habitantes del corregimiento La Pacheca de Hacarí expresaron su temor por los enfrentamientos armados que sostienen desde la semana pasada el ELN y el EPL quedando en medio del fuego según mensaje de voz enviado por un labriego.

“La escuela donde van los niños la volvieron nada, no podemos trabajar y estamos encerrados en la casa todos los días, esto por acá está muy feo, pedimos ayuda a los organismos humanitarios”. Sumado a esto, líderes sociales que pidieron reserva de su nombre aseguraron a El Espectador que en el municipio de El Tarra, el ELN está expulsando personas a las que considera colaboradoras o familiares del EPL, lo que deja en evidencia que aún continúa el desplazamiento de personas que tienen que dejar la región bajo intimidación. Por su parte, Hermes García, alcalde del municipio de Convención, uno de los más afectados, dijo a este diario que a pesar de las gestiones que se han hecho ante el gobierno nacional para superar la situación crítica, esta continúa por lo que han mantenido dialogo permanente con las comunidades para no poner en riesgo a los líderes sociales.

 

últimas noticias

Aparecen banderas del Eln en Bello, Antioquia