En medio de toque de queda, Buenaventura marcha de blanco en quinto día de paro

Se prohibieron las manifestaciones públicas que obstruyan las vías y carreteras del distrito. Las autoridades analizan la situación de orden público en un consejo de seguridad.

El caos se apoderó de Buenaventura este viernes, cuando se frustraron los diálogos entre el gobierno y los líderes del paro cívico que le exige al Gobierno poner sus ojos en la ciudad, y darle condiciones dignas a la población, que sufre por el servicio de agua potable, el acceso a la salud y la falta de vivienda. Los manifestantes exigen que el presidente Juan Manuel Santos y el mininterior, Juan Fernando Cristo, hagan presencia en la zona, y se decrete la emergencia social. (Lea aquí: Comunidad de Buenaventura denuncia agresión del Esmad para disolver el paro cívico)

Pero en la noche de ayer, los disturbios aumentaron y en medio de los reclamos, ciudadanos aprovecharon para saquear establecimientos de comercio, como el centro comercial Bellavista. La Policía reportó que unas 41 personas han sido capturadas por estos hechos. La comunidad también denunció el actuar “desproporcionado del Esmad”.

Según la comunidad bonaverense, mientras decenas de habitantes se agolpaban en la noche del viernes en el puente del Piñal, uno de los puntos de congregación para las protestas y habitual escenario de los bloqueos al conectar la zona insular con la continental de Buenaventura, unas 20 motos y 5 camiones de uniformados llegaron  a intentar dispersar a la colectividad. Los hombres del Esmad arrojaron gases lacrimógenos, sin tener en cuenta que en la concentración estaban presentes niños y personas de la tercera edad. 

En la Delfina (kilómetro 40 vía Buenaventura), otro de los puntos en que estaban concentrados los manifestantes, también se presentaron  enfrentamientos con el Esmad. Los choques dejaron varios heridos por inhalación de los gases, entre ellos dos niños, que fueron trasladados a la Clínica Santa Sofía del municipio.

José Luis Rojas, miembro del comité del paro cívico, le dijo a este diario que la protesta de ayer transcurría pacíficamente hasta que el Esmad intervino, lo que generó una “reacción en cadena”. “La comunidad de Buenaventura es pacífica y siempre lo ha demostrado. Hoy había una marcha y no la vamos a desarrollar por seguridad. Llevamos cuatro años sin hospital, las soluciones deben ser estructurales. Esperamos a que el Gobierno nos llame a la mesa y comenzar a trabajar”. Sin embargo, la comunidad sí se reunió en la marcha en una protesta tranquila que pretende llegar hasta el centro de la ciudad; los asistentes se vistieron de blanco.

Ante estos hechos, el director de la Policía, general Jorge Nieto, informó que a esta hora se lleva a cabo un consejo de seguridad para analizar la situación de orden público. Por su parte, el ministro de Ambiente y delegado del Gobierno para atender el paro de Buenaventura, Luis Gilberto Murillo, dijo que “el gobierno respeta la protesta social mientras se haga dentro del derecho”.

El presidente Santos añadió que el “vandalismo y los saqueos no son permitidos. Situación en buenaventura, bajo control de fuerza pública”. Ante la situación de anoche, la alcaldía de la ciudad decretó el toque de queda hasta que el ordenó público esté totalmente establecido. Es decir que se prohibieron las manifestaciones públicas que obstruyan las vías y carreteras del distrito.

“Pero se decretó toque de queda solo para la comunidad, porque las mulas salen de la ciudad, no entendemos un toque de queda sino se debe movilizar nadie. Es más importante la carga y el puerto que nuestras comunidades. Es triste y creo que el país debe saberlo”, agregó Rojas.

"Nuestro paro era pacífico. No es justo que nos hagan esto. Ahora mismo hay un grupo de gente que está saliendo con pañuelos blancos. Porque pase lo que pase queremos hacerlo de forma pacífica, queremos que nos escuchen", agregó otro de los pobladores a El Espectador.

Sin embargo, las razones por las que paró Buenaventura siguen latentes. No cuenta con un suministro de agua 24 horas, tiene altas tasas de desempleo, a pesar de contar con uno de los puertos más grandes del país, e históricamente se ha visto afectada por grupos armados ilegales. La tasa de desempleo se encuentra sobre el 62 %, muy por encima del promedio nacional que bordea el 10 %, y las bandas criminales se disputan las rutas del narcotráfico hacia el Pacífico. (Lea aquí: Buenaventura tiene razones para parar)

Temas relacionados