Entre capturados por fraude en Valle, hay funcionarios de Registraduría

Tenían centro de cómputo paralelo al de Registraduría para alterar resultados en la elección del nuevo gobernador.

"Policía y Fiscalía descubrieron intento de fraude en elecciones del Valle y capturan a seis personas. Felicitaciones!!", escribió el presidente Juan Manuel Santos, en su cuenta de twitter la noche del sábado.

Este domingo se cumplen las elecciones atípicas en el departamento del Valle para la escogencia del gobernador. Sólo tres aspirantes quedaron inscritos para participar por la gobernación: Ubeimar Delgado Blandón, de la Unidad Nacional; Carlos Arbey González Quintero, por el Partido Polo Democrático Alternativo; y Francined de Jesús Cano Ramírez, por el Movimiento de Inclusión y Oportunidades, MIO.

La Registraduría Nacional indicó en un comunicado que este domingo a las 4:00 de la tarde, una vez cerradas las urnas en las que los vallecaucanos reflejarán su voluntad en la elección de gobernador de Valle, inician los escrutinios que tienen fuerza vinculante y están a cargo de las comisiones escrutadoras conformadas por Jueces, Notarios y Registradores de Instrumentos Públicos.

EL operativo contra el fraude

El director de la Policía Nacional, el general José Roberto León, al entregar detalles del operativo en contra del fraude electoral, aseguró que todo indica que se pretendía favorecer la campaña del aspirante del movimiento MIO, Francined Cano.

Según la información de las autoridades, los detenidos contaban con “sofisticados equipos de cómputo” para alterar los resultados de la Registraduría Nacional.

Además, uno de los implicados tenía documentos que lo relacionan con el detenido exsenador Juan Carlos Martínez Sinesterra.

Dentro de los capturados hay una funcionaria de la Registraduría Delegada Electoral y registradora Ad hoc para el municipio de Jamundí. Además, está un funcionario de la Registraduría Distrital de Bogotá; un empleado del Consejo Nacional Electoral; un exfuncionario de la Registraduría Nacional, la secretaria ejecutiva del partido MÍO y un exmagistrado del tribunal seccional de garantías electorales.

El informe de la policía destaca que luego de varias semanas de trabajo por parte de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin), unidades especializadas de la Institución lograron la captura de seis personas, incluidas la secretaria general del movimiento MIO que representa el candidato Francined Cano, un integrante de la campaña política del mencionado aspirante, una registradora ad-hoc para el municipio de Jamundí, un funcionario de la Registraduría en Bogotá, una analista de sistemas de la misma entidad y una sexta persona investigada por su presunta colaboración en el plan fraudulento.

En total, habían sido instalados 13 equipos de cómputo, dispuestos en un salón del Hotel Calima Real en la ciudad de Cali, los cuales complementados con 33 teléfonos celulares y 26 SIM CARD habilitadas para la operación ilegal, servían como plataforma para acceder a los datos de preconteo de la votación.

La Dijin de la Policía Nacional pudo establecer que previa la instalación de los servidores y demás elementos, hubo varios viajes de personas desde Bogotá a la capital vallecaucana, donde se realizaron reuniones en las que participaron miembros del partido MIO, con quienes se habría coordinado el pago de importantes sumas de dinero para cubrir los gastos del fraude. De hecho, en las diligencias realizadas entre anoche y la madrugada de hoy, las cuales aún están en curso, han sido incautados más de 51 millones de pesos en efectivo, que se suman al hallazgo de documentos del ex congresista Juan Carlos Martínez Sinisterra, actualmente procesado por delitos relacionados con narcotráfico.

Por lo pronto, tanto la Policía como la Fiscalía General de la Nación, determinaron que los tres propósitos fundamentales de los seis capturados (quienes además tenían listas de jurados y otros elementos en su poder), eran la exigencia de dinero a campañas electorales para la Gobernación del Valle, el fraude en los resultados para las elecciones atípicas y la activación del centro de cómputo, a través del cual ofrecían al menos 3 mil votos con sus respectivas direcciones y listados, así como el blindaje electoral para evitar la filtración de los movimientos irregulares.