Ernesto Guhl, el hombre que recorrió a pie el país

Nació el 15 de mayo de 1915. Desde su llegada a Colombia, plasmó el país en mapas para que los colombianos pudieran comprender su riqueza. </p><br><div class="block-title-gray"><a href="http://www.elespectador.com/noticias/infografia/100-anos-del-padre-de-ge... el especial aquí</a></div><br>

Derechos - Fondo Ernesto Guhl Nimtt. Archivo Central e Histórico Universidad Nacional de Colombia- Ernesto Guhl Nannetti

“No pueden ser como un bulto de papás, tienen que sentir y ver”, es una de las la frases que más les repetía Ernesto Guhl a sus estudiantes, entre los que se cuentan diversas generaciones de reconocidos sociólogos, entre ellos, Camilo Domínguez, Alfredo Molano, Lucho Celis, Sergio González, entre muchos otros que hoy le recuerdan con aprecio.

En una época en que la geografía no tenía departamento propio en las universidades y era enseñada de forma accesoria en las carreras de otras disciplinas, Guhl se empeñó en formar en las diversas generaciones de estudiantes y habitantes del país, una conciencia espacial que les ayudara a comprender la dimensión real del territorio y de la diversidad cultural del país.

“La geografía somos nosotros. Donde no hay gente, no hay geografía”, anotaba en uno de sus libros el maestro alemán, también en sus clases frente a cientos de estudiantes que se atestaban en sus cursos de geografía en la Universidad Nacional; dos en específico, geografía física y geografía humana.

“Guhl fue entonces el pionero de la ciencia geográfica moderna en Colombia. Entendida ésta como una actividad académica rigurosa, metódica y sistemática. Antes de Guhl no hay ciencia geográfica propiamente dicha en Colombia, un país cuyo precario conocimiento sobre el territorio era obra de intelectuales no geógrafos, militares, viajeros o simples aficionados bien intencionados,  pero sin el entrenamiento científico y técnico necesario para fundar e institucionalizar un campo disciplinario nuevo”, señaló Ovidio Delgado Mahecha, uno de pensadores más rigurosos en el análisis espacial y divulgador del pensamiento geográfico, en el Boletín Cultural y Bibliográfico dedicado a Ernesto Guhl en el año 2011.

Sus discípulos coinciden en que recorrió el país sin temor a que el barro le llegara hasta la cintura, a dormir donde le cogiera la noche, comer en la mismas vasijas de barro en que comían los indígenas y campesinos, mientras que el centro del país pensaban en París y Ámsterdam, Guhl se preocupaba por el país desconocido, inexplorado, ese mismo de riqueza cultural que décadas atrás Miguel Antonio Caro denominaba como ‘incivilizado’.

Trabajó hombro a hombro con los hombres y mujeres que viven de la tierra, así como compartió con una generación fascinante formada en la Escuela Normal Superior, -que cerró Laureano Gómez- una pasión por el campo, y por los páramos.

“El maestro Guhl recorrió la mayoría de los páramos del país en una labor escrutadora y perceptiva para entender primero cómo le ordenaban los paisajes encontrados, qué elementos similares o diferentes marcaban la especificidad del páramo en cada lugar de los altos Andes: además, qué analogía podía establecer con la montaña europea y cómo era la condición humana de quienes usaban y transitaban estos rigurosos territorios. Se destacan lo viajes y correrías que realizó en los páramos de Nariño, el Macizo colombiano, el complejo sistema Ruiz-Tolima, la Sierra Nevada de Santa Marta, los páramos de lo santanderes, los páramos circundantes de los altiplanos cundiboyacenses y el páramo de Sumapaz, éste te último, su páramo predilecto, el más visitado y el más sentido”, escribió Joaquín Molano Barrero (Boletín Cultural y Bibliográfico, 2011).

Pero, ¿cómo Ernesto Guhl se convirtió en el pionero de la geografía moderna en el país? , para responder a esa pregunta tendríamos que señalar algunos de sus aspectos biográficos.

Ernesto Guhl nació el 15 de mayo de 1915 en Berlín, pero como bien lo señala Camilo Domínguez (Boletín Cultural y Bibliográfico, 2011), ante el avance de las ideologías del nazismo, Guhl decide dejar Alemania y viajar a Latinoamérica. Fue consultor de numerosos organismos nacionales, profesor de diversas universidades pero se dedicó de forma apasionada a la Universidad Nacional.

Entre su fecunda producción se pueden contar libros como ‘Los páramos circundantes de la sabana de Bogotá’, publicado por el Jardín Botánico José Celestino Mutis en 1982, así como ‘Colombia: bosquejo de su geografía Tropical’, y ‘Escritos geográficos. Las fronteras políticas y los límites naturales’, y entre los más consultados ‘La insurgencia de las provincias, hacia un nuevo ordenamiento territorial para Colombia. De la mano de Fals Borda’.

* Boletín Cultural y Bibliográfico, Vol. 46, núm. 81 (2011).