Estaciones de Transcaribe se convirtieron en baño de habitantes de la calle