Los hechos ocurrieron entre 2008 y 2009

Estafa en Mariquita

En la picota pública se encuentran el actual alcalde, Alejandro Galindo, y su esposa, Ángela Gutiérrez, por la venta y reventa de unos lotes rurales para vivienda de interés social. La presunta estafa se gestó cuando Galindo no era alcalde.

Alejandro Galindo, alcalde de Mariquita, y su esposa, Ángela Gutiérrez, están implicados en la presunta estafa por unos lotes de interés social. La comunidad, indignada, protesta. / Juan Carlos Escobar

Alrededor de 900 mariquiteños se sienten tumbados porque, según denuncias que reposan en la Fiscalía, en 2008 y 2009 Alejandro Galindo, alcalde del municipio, y su esposa, Ángela Gutiérrez, les vendieron unos lotes que tenían como fin la construcción de vivienda de interés social.

Documentos de las denuncias, y algunos afectados, señalan que cancelaron mediante consignaciones a nombre de Galindo y de su esposa (siendo ellos personas naturales) diferentes sumas por concepto de compra de algunos lotes, pero no suscribieron promesas de compraventa.

“Como eran personas reconocidas en el pueblo que trabajaban por la sociedad, les creímos y les entregamos el dinero así no más. Nos prometían que en pocas semanas nos iban a dar la escritura. Cosa que hasta la fecha no ha sucedido”, señaló José Gilberto García, uno de los damnificados.

Desde 2009, Galindo vendió por escritura pública este predio a la Asociación de Vivienda de Interés Social Balcones del Prado, de cuya junta hace parte su esposa y a través de la cual ella comenzó a manejar el negocio.

Poco a poco, los afectados descubrieron varias irregularidades. En primer lugar, el terreno, de una hectárea y media, se encuentra en zona rural y por ende no es urbanizable legalmente. Pese a esto, fue loteado con el fin de hacer 99 viviendas de interés social.

Inicialmente, cada lote se vendió en $2’500.000. Según Clemente Williams, reconocido líder de Mariquita, esto tuvo tanta demanda que se contrató el diseño de un nuevo plano sobre el mismo lote y, al parecer, los diseños fueron cambiados en más de 10 ocasiones.

Hoy cada terreno ha sido vendido varias veces. Bertilda Pérez, una campesina del municipio de Palocabildo que sacó sus ahorros para comprar, se enteró hace apenas un mes de que su lote ya tenía otros dueños. “En este momento el mío tiene 13”, aseguró.

En algunos casos resultaron hasta más de 100 propietarios. “Mire no más”, dijo otro afectado señalando un documento en el que se ve que en “la manzana A, que es donde yo compré, se compone de 49 lotes y aparece con 161 dueños”.

Quienes compraron en 2008 y 2009 adquirieron una certificación posterior de la asociación para hacer ver que habían hecho directamente la compra. Sin embargo, esta quedó registrada en 2010.

¿Cómo cayeron? Según Jaime Pretelt, quien compró cuatro lotes, aprovechando la oferta, para regalarles a sus hijos, la promesa que les hicieron fue que cuando Galindo fuera alcalde, cambiaría el Esquema de Ordenamiento Territorial.

Pero esto no era factible, añadió Clemente Williams, líder de los damnificados, por las condiciones del terreno, ya que se encuentra por debajo de la cota de alcantarillado, cuya vida útil era de 20 años, pero se sobrepasó y ahora tiene 42.

Confiadas e incautas, las personas comenzaron a sacar sus ahorros e incluso a hacer préstamos para aprovechar la rebaja que se les presentaba.

En el caso de Lady Rojas, una joven que realizó un préstamo, “en el 2015 le entregué $7 millones a la señora Ángela con la ilusión de construir un techo para mis hijos. Hoy no me dan razón. Estoy pagando intereses de ese préstamo a una entidad bancaria”, confesó.

Y todo indica que los siguen vendiendo. “Yo lo compré hace dos meses y en el transcurso en que hice los papeles, pagué, firmó el notario, firmó ella y volvieron a venderlo”, reveló Jesús Laverde, otro afectado.

Como ellos, otras personas han denunciado que les vendieron en enero y en mayo pasado.

Según la abogada Esperanza Londoño, apoderada de 11 afectados, tiene en su poder documentos que demuestran que Ángela Gutiérrez también vendió directamente lotes entre los años 2014 y 2016.

La litigante señala que entre las cosas que ha detectado está el hecho de que Gutiérrez se hace pasar por representante de Vivienda de Interés Social Balcones del Prado, es decir, omitió la palabra “asociación”, lo que le cambia el sentido; sin embargo, usa el mismo NIT.

La abogada radicó una demanda en contra de la hoy primera gestora municipal por estafa inmobiliaria, concierto para delinquir, porque se habla de la inclusión de otras personas, y uso indebido de recursos.

Explicación de la primera gestora del proyecto

En entrevista con medios de comunicación locales, Ángela Gutiérrez reconoce que hay varias consignaciones a nombre de Alejandro Galindo y que ella como tesorera de la asociación firmó varias promesas de venta.

Según la gestora, también firmó promesas de compraventa por lotes que fueron revendidos por comisionistas, entre ellos Esperanza Campuzano, madre del concejal Jorge Malagón, a quien le dio autorización para vender cuatro lotes. Aclaró que firmó porque la gente le decía que necesitaban su aval.

Añadió que el 30 julio presentará un balance, aclarará la situación y espera reubicar a las personas afectadas.

Por su parte, el alcalde Alejandro Galindo indicó que espera que se llegue al fondo de la investigación, pero se abstuvo de referirse ampliamente al tema.

 

últimas noticias

El barrio que nació de la basura

Asesinan a joven caleña en Costa Rica