Estas eran las noticias del 18 de noviembre de 1986

Hace 30 años el país estaba consternado por el asesinato del coronel Jaime Ramírez Gómez. Y en Estados Unidos un grupo de fiscales federales había acusado a varios miembros del cartel de Medellín por el envío de 58 toneladas de cocaína entre 1981 y 1985.

El crimen del coronel Jaime Ramírez Gómez demuestra que los narcos tienen un servicio de información muy eficiente para saber sobre las personas que los combaten”, comentó el periódico El Espectador en su editorial del día para rechazar el asesinato del oficial y advertir que seguramente “alguien debió darle el soplo a los capos para que sus sicarios supieran a qué horas y por qué carretera iba a regresar a Bogotá”. El editorial agregó que definitivamente ese asesinato probaba que los carteles de la droga se habían tomado a Colombia. (Vea el especial de los 30 años sin Guillermo Cano)
 
“Primero fue el ministro Rodrigo Lara, después los magistrados de la Corte Suprema de Justicia”, recalcó El Espectador manifestando que, en cambio, los capos se paseaban por salones públicos o fiestas privadas. Porque las únicas capturas eran las de las “mulitas”, la parte débil del comercio internacional de la droga. La conclusión del diario es que mientras la mafia actuaba de manera prepotente, las autoridades actuaban con las uñas, “y poniendo en la mira de los sicarios a los mejores exponentes del país”.   (Lea: El 14 de septiembre de 1986 Guillermo Cano criticó nuevamente al narcotráfico)
 
En medio de la conmoción por el asesinato del coronel Ramírez Gómez trascendió que en Miami (Estados Unidos), un grupo de fiscales federales había acusado a varios miembros del cartel de Medellín por el envío de 58 toneladas de cocaína entre 1981 y 1985, vía Nicaragua. Entre los procesados figuraron Pablo Escobar, los hermanos Jorge Luis, Fabio y Juan David Ochoa Vásquez, Rafael Cardona Salazar y algunos exfuncionarios nicaragüenses. El proceso estaba basado en los señalamientos del testigo Barry Seal, quien había sido asesinado ese mismo 1986. (Lea: Así era la redacción de los años 60 de El Espectador)
 
En desarrollo del proceso, los fiscales federales alcanzaron a manifestar que había indicios de que la mafia del narcotráfico había aportado 5 millones de dólares a la guerrilla del M-19 para financiar el asalto al Palacio de Justicia en noviembre de 1985. De igual manera, en el proceso salió a relucir el nombre de Gonzalo Rodríguez Gacha, otro hombre de la mafia del narcotráfico que entonces posaba como próspero ganadero y dirigente deportivo. El proceso fue ampliamente resaltado por la prensa internacional. (Lea: El legado de Inés Gutiérrez de Montaña en El Espectador)
 
 

 

últimas noticias