Estas son las apuestas de las gobernaciones de Tolima, Meta y Valle para 2018

Para Marcela Amaya, mandataria del Meta, el mayor compromiso este año será la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc en ese territorio. En el Tolima, el reto es conseguir $100.000 millones para invertirlos en la recuperación de vías terciarias. Mientras, en el Valle del Cauca buscarán disminuir la pobreza, incrementar la productividad y la equidad y avanzar en la paz territorial.

“El reto es aplicar los Acuerdos de Paz”: Marcela Amaya

El pasado 21 de diciembre, la gobernadora de Meta, Marcela Amaya, firmó el primer Plan Departamental de Reintegración en Colombia. Este instrumento, construido entre personas que dejaron las armas tanto de los grupos paramilitares como guerrilleros, debe servir para coordinar las acciones del Estado y, en la práctica, aplicar los compromisos de los Acuerdos de Paz en el territorio para esta población.

Para la mandataria de los metenses, este es uno de los principales retos que tiene para 2018. En varias ocasiones ha reclamado al Gobierno Nacional porque ella y los 29 alcaldes de Meta se han sentido abandonados a la hora de enfrentar en terreno los compromisos que conlleva la aplicación de dichos acuerdos, en una región con poca industria y que ya no tiene los recursos por regalías petroleras que manejó en el pasado.

“El Meta sufrió en carne viva el conflicto, pero en un departamento en paz podemos hablar de una tierra llena de oportunidades, por eso es importante seguir consolidando la reconciliación. Infortunadamente la paz enfrenta una crisis financiera y por eso insistimos al Gobierno Nacional que para consolidarla necesitamos acciones articuladas y que no nos dejen solos en las regiones”, dijo a El Espectador la mandataria.

Ante la falta de recursos, Marcela Amaya se ha dedicado a atraer y canalizar recursos de agencias internacionales que actúan en Meta para, literalmente, hacer rendir más el dinero. El Plan Departamental de Reintegración, firmado también por Joshua Mitrotti, de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y la Usaid, tiene como objetivo ejecutar mejor esa plata y fortalecer la oferta de servicios del Estado.

“Queremos para 2018 ser el departamento en tener en El Dorado el primer municipio en terminar exitosamente su proceso de reparación colectiva. Como gobierno tenemos claro en nuestro Plan de Desarrollo lo que debemos hacer para generar ese desarrollo a las comunidades, pero necesitamos el acompañamiento nacional para que la paz sea estable y duradera”, dijo la gobernadora.

*Jhon Moreno

Las vías terciarias están muy deterioradas en el departamento. / Juan Carlos Escobas

Recuperación de vías terciarias, el reto en Tolima

Para el gobernador del Tolima, Óscar Barreto, la prioridad será la recuperación de las vías terciarias que en un 80 % se encuentran colapsadas y no permiten el debido desarrollo agrícola. En total hay 2.000 kilómetros de vías terciarias y un trayecto grande de carreteras secundarias que se encuentran afectadas, situación que se agrava con el invierno.

En este momento se está avanzando en la estructuración de un proyecto de $40.000 millones para los municipios del sur, con el fin de trabajar luego en el norte y el oriente.

“Se están estructurando fuentes de financiación, como regalías, a través de los OCAD y una estrategia de austeridad en el gasto de burocracia en la Gobernación para liberar recursos propios”, explica Barreto. Añade que sólo para la intervención de vías se deben conseguir $100.000 millones. Ya cuenta con $16.900 millones para intervenir el corredor Planadas-Bilbao-El Diamante y sólo se espera que a mediados de febrero se abra la licitación para la obra.

Por el momento, 260 familias de la vereda San Miguel, del municipio de Planadas, se benefician de una inversión de $400 millones para implementar proyectos productivos de cultivos de café y seguridad alimentaria.

Luis Alfredo Huertas, presidente de la Cámara de Comercio, celebra que Barreto enfoque su interés en la red terciaria, pues ésta conecta los municipios y los mercados, y es complicado para los campesinos transportar sus productos y acceder a nuevos mercados por falta de vías.

*Olga Lucía Garzón

La entrega de kits escolares, una de las estrategias del la Gobernación del Valle para apoyar a las familias de bajos recursos.  / Cortesía Gobernación del Valle del Cauca

El Valle del Cauca, a ejecución plena

El año 2018 para la administración departamental del Valle del Cauca será clave para la ejecución de obras. Así lo hace saber la gobernadora del departamento, Dilian Francisca Toro, al destacar que los tres principales ejes en los que se enfatiza el Plan de Desarrollo. “El Plan tiene tres ejes: disminución de la pobreza y equidad, lograr un Valle del Cauca más productivo y la paz territorial. Así la cosas, el enfoque general es el de generar más desarrollo a todos los niveles sociales, de infraestructura vial, deportiva y financiera”.

La gobernadora hace énfasis en que pese a que 2018 será el año de las ejecuciones plenas, eso no quiere decir que en los dos años que lleva su mandato no se hayan realizado obras. “Por ejemplo, en la parte vial ya se han ejecutado $160 mil millones, pero las obras de mayor envergadura iniciarán el próximo año”, dice.

Las obras viales a las que se refiere la mandataria regional son la construcción de la doble calzada entre Cali y Candelaria, la ampliación de la vía a Yumbo y la de la Avenida Cañasgordas, que comunica a Cali con Jamundí, entre otras. 

Otro de los retos y beneficiosos para el departamento será lograr que la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) pueda sacar la alianza público-privada de la malla vial del Valle del Cauca. “Esa malla vial, de la cual nosotros pagamos los peajes, fue demandada y ratificada por el Consejo de Estado. Así las cosas, nos quedó un espacio para invertir en obras de más o menos $1 billón 400 mil millones. En la ANI se adelantan los concursos de méritos para hacer las obras que nosotros escogimos. Así que el reto es que se ejecuten dichas obras”, puntualiza la gobernadora.

Dentro de las ejecuciones plenas que están a la espera para 2018 se encuentra la infraestructura deportiva que está alrededor de los $120 mil millones, destacándose que Cali tendrá una inversión de $50 mil millones y Palmira cerca de $17 mil millones. Además, luego de que la administración departamental se reuniera con los pobladores en cada municipio del Valle del Cauca, se construirán los diversos escenarios deportivos concertados con los habitantes.

Para la gobernadora Toro no es menos importante el tema del equilibrio financiero de los hospitales de esta región del país. Por ello, sostiene que además de consolidar esa labor, se requiere reforzar el servicio que se presta a los usuarios. “Se necesita, entonces, un mayor compromiso de las EPS, para que la gente esté satisfecha con el servicio prestado. Estas gestiones las hemos logrado a través de la Defensoría del Paciente”, comenta.

La administración departamental indica que en hospitales como el Universitario del Valle, con sede en Cali; el de Buenaventura y el de Cartago, se ha logrado un avance en materia financiera y de infraestructura. En Buenaventura se instalará la arte quirúrgica en todas las especialidades y salud mental. En Cartago se inauguró la sala de imagenología “que era vital para esta zona del Valle del Cauca”.

De otro lado, varios sectores del departamento también están a la expectativa de las acciones que adelantará la Gobernación del Valle del Cauca en 2018. Guillermo Lizarazo, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Palmira, sostiene que el próximo año será de gran importancia para ratificar el compromiso de la mandataria de trabajar de la mano con el sector privado. “Gestiones como la de mejorar la seguridad en localidades como Palmira, donde han disminuido ostensiblemente los homicidios y demás actos delincuenciales, son la muestra de que entre todos sí podemos”.

*Hans Vargas