Estudiante continúa en huelga de hambre

Carlos Bolívar, estudiante de derecho y veedor, protesta contra la supuesta "corrupción al interior de la institución". La universidad asegura que no hay persecución.

El estudiante Carlos Bolívar permanece en huelga de hambre desde el 20 de mayo. Cortesía

Sin acuerdo. Así continúa la puja jurídica y académica entre Carlos Bolívar, un estudiante de décimo semestre de derecho de la Universidad Francisco de Paula Santander (UFPS) en Cúcuta, y las directivas de esa institución. El primer intento de conciliación se llevó a cabo en la noche del lunes, en una reunión que duró más de cuatro horas y fue liderada por Édgar Díaz Contreras, gobernador del Norte de Santander y presidente del consejo superior universitario de la UFPS.

En el encuentro se abordarían los ocho puntos del pliego de peticiones de Bolívar para levantar su huelga de hambre que ya completa seis días. Sin embargo, el estudiante le dijo a El Espectador que sólo se alcanzó a debatir el primer punto de la agenda, en el que solicita el levantamiento de dos procesos disciplinarios en su contra por “irrespeto”.

Según el alumno y representante legal de la veeduría Procura UFPS, estas acusaciones, derivadas de una publicación que hizo en el blog de la veeduría, en la cual califica de corrupta y clientelista a la universidad, son represalias de los altos funcionarios por las denuncias que ha hecho como veedor.

“El consejo superior no quiere negociar los cargos disciplinarios, no les importa en lo absoluto esta protesta. Les propusimos que levantaran los cargos a través de un acta o una resolución, pero ellos llevaron dos abogados para estar a la defensiva y dijeron que me tienen que seguir investigando”, afirmó Bolívar.

Pero esta disputa viene desde hace un año. Bolívar, quien fue condecorado en 2014 por el Congreso con la medalla Luis Carlos Galán por su lucha contra la corrupción, denunció penal y disciplinariamente a las directivas de la UFPS por cambiar las causales de anulación de votos en unas elecciones internas en 2010, pocos días antes de que se abrieran las urnas. El estudiante ha dicho también que en los próximos comicios para elegir rector (12 y 13 junio) no hay garantías de igualdad y transparencia y que el rector de la UFPS en los últimos 15 años, Héctor Parra López, ordenó construir un ascensor en 2009, cuyo costo fue de $147 millones, el cual tiene desde hace dos años para su uso exclusivo y de su escolta.

Por su parte, el periodista Renson Said Sepúlveda, quien se sumó ayer por 24 horas a la huelga de hambre, denunció que la salud de Carlos es débil. “Diariamente lo ve una enfermera de la universidad, pero Bolívar y sus compañeros no confían en ese parte médico, por lo que ayer lo visitó un médico externo, quien explicó que una persona puede estar sin comer hasta seis días y a partir de entonces presenta problemas irreversibles en el hígado”.

“El papá de Carlos Bolívar anunció que, si su hijo es internado en una clínica, él asumirá el liderazgo de la huelga. Por otra parte, personas simpatizantes de la campaña a la rectoría de Claudia Toloza Martínez, la candidata del actual rector, tomaron ayer fotografías de un grupo de jóvenes que estaban fumando marihuana, que no son estudiantes de la UFPS y no hacen parte de la huelga. Seguramente usarán este material visual para desprestigiar la protesta”, concluyó Sepúlveda.

En un segundo intento de diálogo, el jueves, las directivas y el estudiante se reunirán de nuevo. Héctor Parra López, rector de la UFPS, afirma que Carlos Bolívar “no tiene ninguna sanción por parte del consejo académico, lo que hay son averiguaciones”, y que este organismo se reunirá mañana para definir el proceso disciplinario contra él y mañana se atenderán los otros puntos del pliego de condiciones. “No existe una persecución. La huelga de hambre es una expresión libre y voluntaria”, asegura.

El Espectador contactó al gobernador Díaz Contreras, pero no obtuvo respuesta. En su cuenta de Twitter, el mandatario dijo que una comisión de jurídicos de la Gobernación y la universidad revisará los hechos y que queda suspendida cualquier acción contra los estudiantes. Mientras tanto, Bolívar ratificó que seguirá en la huelga de hambre indefinida hasta que se llegue a un acuerdo.
 

Temas relacionados