Exconcejal de Palmira se enamoró de su captora y ambos fueron asesinados por Farc

El asesinato se conoció 11 años después.

Exconcejal de Palmira, Oswaldo Díaz.

La historia del exconcejal de Palmira Oswaldo Díaz, secuestrado por las Farc en 2001 y asesinado por la misma guerrilla en 2002 se conoce once años después, luego de que el vocero de las Farc, Pablo Catatumbo, desde La Habana, en donde se adelantan los diálogos de Paz con el Gobierno Nacional, reconociera que fue asesinado.

Oswaldo Díaz fue secuestrado el 15 de octubre de 2001 cuando se encontraba en una finca ubicada en el corregimiento La Quisquina cerca de Palmira, en el Valle del Cauca. En compañía de su familia compartía unos días de descanso y jamás se imaginó que ese fin de semana festivo se convertiría en una completa tortura para él y sus seres queridos.

A la casa campestre en donde estaba con sus hijos llegó una camioneta con cuatro hombres, vestidos de civil y botas pantaneras. Los sujetos lo retuvieron y lo montaron en el vehículo que emprendió camino hacia La Nevera. Dos días después del rapto, la familia del exconcejal Díaz, que en ese momento era candidato a la Alcaldía de Palmira, recibió una llamada de sus captores pidiendo mil millones de pesos por su liberación.

Dos meses después del plagio, el exconcejal escribió una carta a los concejales de Palmira para que por favor gestionaran unas obras para la guerrilla, pues con esa condición las Farc le decían que lo dejarían en libertad. Sin embargo, eso nunca se cumplió.

La última noticia que conoció su familia fue casi un año después del secuestro, en septiembre de 2002, en donde aparecía un guerrillero de las Farc, alias Arbey, diciendo que lo tenían en su poder.

Durante once años la familia de Oswaldo Díaz hizo hasta lo imposible porque recuperara la libertad, pero los días, los meses y los años pasaban y ellos no recibían nuevas noticias, hasta este miércoles que Pablo Catatumbo, vocero de las Farc, confirmó que el exconcejal había sido asesinado seis meses después de su secuestro.

Catatumbo contó que el asesinato se habría presentado porque intentó huir con una guerrillera que lo cuidaba y de la cual se enamoró y mantenía una relación sentimental. El vocero de la guerrilla, desde Cuba, señaló que tres meses después del secuestro el exconcejal comenzó una relación con su captora y que al intentar fugarse del campamento en el que se encontraban fueron asesinados por otros guerrilleros.

La familia del exconcejal asesinado exige justicia al Gobierno Nacional.