Experto afirma que con importación de arroz, Colombia perdería soberanía alimentaria

Así lo indicó el profesor y agrónomo de la Universidad Nacional, Héctor Fabio Ramos, tras el anuncio del gobierno de importar alrededor de 80.000 toneladas de este alimento.

AFP

 El anuncio de importar alrededor de 80.000 toneladas de arroz este año obedece más a medidas revanchistas del Gobierno que a las consecuencias del cambio climático.

Así lo afirma Héctor Fabio Ramos, profesor y agrónomo de la Universidad Nacional Sede Palmira, quien señala que dicho anuncio se produce como una negativa del Gobierno para satisfacer la demanda de los cultivadores de arroz.

“Simplemente no le compran el arroz a los colombianos y lo importan más barato, una medida con la que al final se va perdiendo soberanía alimentaria en el cultivo de este cereal”, asevera el docente, quien además destaca que Colombia siempre ha sido autosuficiente en la producción de arroz pues el país cultiva entre 460.000 y 500.000 hectáreas en Huila, Tolima, el Caribe y los Llanos, principales zonas productoras.

Según el experto, a través del anuncio de una escasez ficticia, por medio de la apertura económica, el Gobierno trae arroz de otros países (incluidos vecinos como Perú, Ecuador o Panamá), a precios favorables para la canasta familiar. Sin embargo, esto va en contra de la apuesta por los productos nacionales.

Aunque el profesor de la U.N. Sede Palmira afirma que no cree que el cambio climático sea la principal causa de la escasez del grano en la actualidad, comenta que si se dan condiciones de sequía el cultivo se verá afectado dada la alta cantidad de agua que necesita.

“En los cuatro meses que duran los arroces que cultivamos en Colombia, hay que remover el agua unas tres o cuatro veces. Para ello es necesario tener el líquido, pero conseguirlo es muy costoso”, explica.

Asimismo, amplia que cuando se siembra arroz, se debe preparar el suelo destruyendo su estructura para que el agua no se filtre, sino que propicie el encharcamiento del terreno.

En ese sentido, el agua debe cambiarse permanentemente, porque se eutrofia (hay exceso de nutrientes) y pierde oxígeno. "Si tenemos problemas por estrés hídrico (sequía) ya que los periodos de lluvia no son regulares, y si no tenemos suficiente líquido de buena calidad, se tendrá un cultivo de secano (otro método de cultivo del arroz); sin embargo, está demostrado que este tiene la mitad de productividad", afirmó el profesor.

También señala que en algunas regiones como en los valles interandinos del Cauca y del Magdalena, el Caribe húmedo, la altillanura, el Tolima y el Huila, el cambio climático afecta tanto los cultivos, que se están explorando variedades que se adapten mejor a las sequías.

“Lo que los cultivos necesitan es una lámina de agua de dos o tres centímetros, y las variedades de arroz responden muy bien a esas condiciones”, comenta.

Así, mientras unos culpan al clima, y otros a las medidas gubernamentales, lo cierto es que los precios de este grano han subido hasta en un 27 %. El Gobierno resolvió que en los próximos meses se importarán 63.000 toneladas de arroz de Estados Unidos y 25.000 toneladas de la Comunidad Andina de Naciones.