Extreman medidas de seguridad en Buenaventura mientras se restablece energía

Ley Seca y restricción al porte de armas son algunas de las medidas tras el atentado que provocó el apagón en el puerto.

 Las autoridades de Buenaventura, el principal puerto de Colombia ubicado en el suroeste, decretaron este martes Ley Seca y restricción al porte de armas, luego que un apagón, al parecer causado por un atentado contra una torre de energía, dejara sin luz a cerca de 450.000 personas.

Según informaron medios locales, tras un consejo de seguridad la Alcadía de Buenaventura decretó Ley Seca y restricción al porte de armas en el municipio, luego que una explosión en una torre de energía cortara el suministro en el puerto de Buenaventura, una localidad del Pacífico estratégica para el narcotráfico, que ha sido gravemente afectada por violencia, con un acumulado de 87 muertos, ocho desaparecidos y más de 1.000 desplazados de enero a abril de 2014.

Según informó el ejército, integrantes de las Farc "detonaron un artefacto explosivo en una torre de energía ubicada en (...) el municipio de Dagua en el Valle del Cauca, ocasionando su 'derribamiento' y la suspensión del suministro en el puerto de Buenaventura".

Mientras tanto, las Farc adelantan conversaciones de paz con el gobierno colombiano en La Habana desde noviembre de 2012, aunque sin una tregua acordada entre las partes. En ese sentido, el presidente Juan Manuel Santos, quien atribuyó la explosión a las Farc, advirtió a esta guerrilla que están "cavando su propia fosa política" y que estas acciones pueden dañar el proceso de paz.

"Lo que nosotros estamos diciéndoles, ustedes continúan con eso, están jugando con candela, y este proceso puede terminar, porque no podemos seguir indefinidamente en esta situación", dijo el mandatario en un discurso pronunciado durante la celebración de los 150 años de una planta azucarera en la localidad de Palmira, en el Departamento de Valle del Cauca.

Tras la voladura de la torre, la población de Buenaventura quedó sin suministro eléctrico desde el lunes y la Empresa de Energía del Pacífico (EPSA), que cifró en 450.000 las personas que quedaron sin luz, informó que espera poder restablecer el servicio el miércoles.
Además de la presencia de las Farc, bandas narcotraficantes se disputan el dominio del terminal marítimo para enviar droga hacia Estados Unidos y Centroamérica.