Familia del alcalde de Alto Baudó rechaza señalamientos por corrupción

El alcalde del municipio Alto Baudó (Chocó), Fredys Palacios Ramírez, permanece privado de su libertad desde el pasado 16 de diciembre.

Luego de que la guerrilla del ELN anunciara que le hará un ‘juicio’ por corrupción al alcalde del municipio Alto Baudó (Chocó), Fredys Palacios Ramírez –confirmando de esta manera que el mandatario permanece secuestrado– la familia del alcalde rechazó los señalamientos y pidió su inmediata libertad.

A través de un comunicado, el grupo insurgente advirtió que el mandatario local será puesto en libertad luego de que se le realice un ‘juicio’, en el que se le dará la posibilidad de que aclare a dónde fueron a parar los recursos que se destinaron para la comunidad, considerando que su gestión como funcionario público –según el ELN– fue "corrupta" y lesionó gravemente el patrimonio de lo chocoanos.

Ante los cuestionamientos, la esposa del mandatario, Abelinda Medina, sostuvo que Palacios ha cumplido las promesas de su campaña, contempladas en el Plan de Desarrollo que se ejecuta desde hace más de tres años.

“Él ha estado trabajando por el Alto Baudó; no sé cuál es el motivo para que ellos (ELN) digan eso, pero cualquiera puede ir al municipio y ver los trabajos que se han hecho. Él como alcalde se ha desempeñado muy bien, no sé qué fue lo que él se comprometió y que no lo haya cumplido, aquí ya se han construido centros de acopio y las carreteras las están trabajando”, indicó la esposa de Fredys Palacios en diálogo con Caracol Radio.

La familia del alcalde de Alto Baudó resaltó que el mandatario completa más de 50 días privado de su libertad, sin que se conozcan sus condiciones de vida.

“Ya son 56 días del secuestro y no tenemos información de él, no sabemos nada de él, mi esposo tiene unos hijos, tiene una familia y un pueblo que lo está esperando, el pueblo que lo eligió. Qué lo suelten, qué lo liberen”, indicó Medina, quien le exigió al ELN que libere a su esposo para que culmine su período.

Palacios Ramírez permanece en poder del grupo guerrillero desde el pasado 16 de diciembre, cuando se movilizaba en una embarcación.

Entretanto, el obispo de la Diócesis de Quibdó, monseñor Juan Carlos Barreto, rechazó enérgicamente este anuncio y pidió la pronta liberación del mandatario.

“No son los grupos ilegales quienes pueden hacer este tipo de juicios”, manifestó a RCN La Radio el vocero de la iglesia católica, que dijo estar dispuesto a colaborar en una eventual operación humanitaria para liberarlo.