Festival Manizales Grita Rock congregó a más de 30 mil personas

Manizales Grita Rock se posesiona cada vez más como un festival de talla internacional, acercándose al Rock al Parque en Bogotá y Altavoz en Medellín.

Alcaldía de Manizales.

En el marco de los eventos para conmemorar los 166 años de fundación de Manizales, el festival Grita Rock –que ha logrado posesionarse como un referente obligado de la música en el país– logró en su décima versión congregar a cerca de 30 mil personas. (Lea: Arrancan en Manizales festejos por 166 años de historia)

Solo el primer día, Manizales Grita Rock rompió récord de asistencia al reunir a 12 mil asistentes quienes vibraron al ritmo de diferentes géneros musicales –entre ellos, el punk y el hardcore– y con la participación de bandas como Colchón Viejo, Desastre Capital, Dúplex, Bestiario, Tiempos de Sangre o Desidentes.

El cierre del festival –cuyos organizadores destacaron el buen comportamiento de la audiencia– estuvo a cargo de las agrupaciones musicales Amphy Terror, Fúnebre, Skull, Aire como plomo, The Sky is the Reason, Guerra total, entre otros.

Manizales Grita Rock se ha posicionado como un referente obligado de la música en el país y ha crecido considerablemente desde su primera versión en 2006, a la que asistieron 3.500 personas, hasta la décima versión de este año. (Lea: Manizales Grita Rock: música y diversidad entre las montañas)

El festival ha sido una conversación entre distintos actores: los grupos que ensayan en las casas de la cultura de la ciudad, llenos de jóvenes que unen sus búsquedas y creaciones, quienes se suben al mismo escenario al que han llegado bandas icónicas de la escena internacional como Testament, Grave, Municipal Waste, Death Angel o Carcass.

Al mismo tiempo, grupos nacionales reconocidos y con una altísima calidad se jugaron un lugar en las audiciones eliminatorias, dejando para el público lo mejor de los sonidos de diversos géneros en el país.

Pero más allá de lo musical, el festival trasciende el impacto en la ciudad y desde ella: pone a Manizales en el circuito del rock internacional, estimula diversos sectores de la economía (por ejemplo, se estima que la ocupación hotelera en la ciudad estuvo por encima del 90%), reconoce los procesos culturales que se gestan en escenarios alternativos del municipio y selecciona lo mejor del rock nacional para quienes llegan hasta Expoferias. 

Temas relacionados