Fiscalía entregó restos de 21 víctimas del conflicto

Las familias de 21 víctimas del conflicto armado que estaban desaparecidas, recibieron este viernes sus restos en una emotiva ceremonia en Medellín.

En una ceremonia que se llevó a cabo este viernes en Medellín, la Fiscalía General de la Nación entregó los restos de 18 hombres y tres mujeres que murieron entre 1991 y 2009, y que fueron hallados en distintas fosas comunes.

Las víctimas perecieron a manos de paramilitares, guerrillas y fuerzas estatales en los departamentos de Antioquia, Nariño y Sucre.

"Nos solidarizamos con su dolor por un conflicto inútil que solo dejó sufrimiento. El camino de la búsqueda y hallazgo de nuestros desaparecidos es un acto de amor. Es el que hoy estamos viviendo”, manifestó la directora de la Unidad para las Víctimas, Yolanda Pinto de Gaviria.

Para la funcionaria se trata de un hecho de vital importancia pues  los actos de entrega de restos de desaparecidos “dignifican a las víctimas y la vida de sus familiares será diferente porque hoy se reconforta al terminar tanta incertidumbre y ahora saben dónde están sus seres queridos”.

Un sentimiento que compartió Yerilyn Cuervo, quien recibió los restos de su tío Carlos Alberto Zapata, desaparecido en el año 2000. "Podemos descansar porque ya sabemos que va a estar en paz, que va a estar con Dios (...) "(Los combatientes) no se percataron de cuántas familias dejaban sin papá, sin hijos, sin esposo, sin tío", lamentó la estudiante de 16 años.

Durante la semana se realizó, además, un trabajo psicosocial con los parientes de las 21 víctimas de desaparición forzada, que ayudó a los familiares a enfrentar el dolor de lo sucedido.  “Hoy sentimos dolor, pero también más tranquilidad porque terminan muchos años de incertidumbre de saber si estaba vivo o muerto y ahora podemos cerrar este duelo. La atención de los sicólogos nos fortaleció para este momento doloroso y nos ayudaron a recordarlos porque los más pequeños no lo conocieron y su ausencia ha dolido mucho”, relató  Luz Marina Vera, quien recibió los restos de su hermano, Carlos Alberto Zapata, asesinado y desaparecido por paramilitares en el año 2000 en el municipio de Guarne.


Desde 2011, cuando se expidió una ley que reconoce derechos a las víctimas, se han entregado más de 1.800 restos óseos, de acuerdo con el organismo.

"Tóquense el corazón", le pidió Paola Andrea Montoya, familiar del desaparecido Fabio Montoya, a los grupos armados ilegales. "Que no haya más víctimas, y que por favor si hay más fosas digan dónde están, para que los seres queridos tengan oportunidad como nosotros", comentó.