Fotorreportaje en The Guardian dice que paisas son adictas a cirugías estéticas