Garantes de equidad de género

Cuatro fallos colombianos los nominaron a los Premios Género y Justicia al Descubierto, que otorga Women’s Link Worldwide por sus avances en la protección de los derechos de la mujer.

La justicia colombiana se empieza a destacar en el mundo como un sistema que garantiza la equidad de género, al ser protagonista en los Premios Género y Justicia al Descubierto, entregados por la organización mundial Women’s Link Worldwide, en los que se destacan las mejores decisiones de los tribunales de todos los países en relación con la protección de los derechos de la mujer.

Aunque Colombia no obtuvo el galardón que otorga la organización, vale destacar que cuatro sentencias nacionales (ver recuadros) estuvieron entre las 25 nominadas al mallete de oro que se otorga a los tribunales que a través de sus fallos generan avances de equidad. El país fue el segundo con más nominaciones, después de España, que obtuvo cinco.

De las sentencias colombianas nominadas, dos fueron del Consejo de Estado y dos de la Corte Constitucional. El caso más destacable fue de los magistrados Stella Conto Díaz del Castillo y Danilo Rojas Betancourth, del Consejo de Estado, quienes fueron los autores de dos de los fallos nominados como ejemplo de equidad de género en el mundo. Las otras decisiones nominadas fueron tutelas de la Corte Constitucional, una de las cuales fue fallada por los magistrados Jorge Ignacio Pretelet y Alexei Julio Estrada, y la otra por Humberto Sierra Porto y Victoria Calle. En ambas participó el magistrado Luis Ernesto Vargas Silva.

“Estos premios capacitan a todo el mundo con un mecanismo para monitorear y observar el trabajo de los jueces y juezas en su obligación de garantizar los derechos humanos en la aplicación de la ley, y nos permite denunciar las malas prácticas donde quiera que ocurran y aplaudir cuando la dignidad humana sea defendida y protegida”, indicó Santiago Pardo, abogado y coordinador de los Premios Género y Justicia al Descubierto.

Esclava doméstica

A través del fallo de tutela T-1078 de 2012, la Corte Constitucional protegió los derechos de una mujer, que desde 1963 fue explotada como “esclava” doméstica. Vitaliano Sánchez la trajo a Bogotá cuando ella tenía siete años y la puso a trabajar en la casa de sus parientes sin pago y sin enviarla a un colegio.
La Corte concluyó que Amalia fue sometida a trabajos forzosos, a trata de personas y a cierta modalidad de esclavitud. En consecuencia le ordenó al Ministerio del Interior que asistiera a Amalia y coordinara con el Comité Interinstitucional para la Lucha contra la Trata de Personas las investigaciones que permitan encontrar a un familiar y permitirle reconstruir su pasado. También condenó a Vitaliano Sánchez a pagarle a Amalia una indemnización.

Jueces que dictaron la decisión:

Jorge Ignacio Pretelet Chaljub, Alexei Julio Estrada, Luis Ernesto Vargas Silva

Derechos sexuales

Tras una acción colectiva presentada por 1.280 mujeres, la Corte Constitucional, mediante la sentencia T-627 de 2012, le ordenó a tres altos funcionarios del Estado rectificar información falsa que emitieron sobre derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, al decir que la anticoncepción oral de emergencia era abortiva, que las campañas educativas sobre el tema eran promoción del aborto y que los centros médicos podían objetar conciencia para no practicar abortos legales en Colombia. La Corte recordó que el Estado está obligado a producir información veraz que permita el ejercicio efectivo de los derechos sexuales, obligación que es más relevante si se tiene en cuenta las limitaciones que tienen las mujeres para acceder a la información de manera confiable y oportuna.

Jueces que dictaron la decisión:

Humberto Sierra Porto, María Victoria Calle, Luis Ernesto Vargas Silva

Voces calladas

El Consejo de Estado anuló el acuerdo económico compensatorio entre el esposo de una mujer que sufrió secuelas por una mala práctica médica y los hospitales responsables de esas secuelas. La anulación se dio porque no le consultaron a la víctima. El caso ocurrió en 1994, cuando Aurora Preciado perdió la locomoción luego de varios errores en una cesárea. El esposo de Preciado llegó a un acuerdo con los centros involucrados sin consultar con ella. El Tribunal anuló el acuerdo al afirmar que “el poder de disposición del varón sobre lo que le pertenece a la mujer que lo acompaña, en razón de su voluntad de conformar una familia, obedeció a tiempos que, aunque superados, continúan arraigados como estereotipos”.

Jueces que dictaron la decisión:

Stella Conto Díaz del Castillo-Danilo Rojas Betancourth

Sospecha por infidelidad

El Consejo de Estado condenó a la Nación a indemnizar a Hermelinda Díaz, quien estuvo casi dos años en prisión acusada del homicidio de su esposo. El juez de primera instancia la condenó, pero el Tribunal de Valledupar la absolvió en segunda instancia.
En su caso se encontró que el proceso se basó en conjeturas y que el juez la condenó en primera instancia al aceptar como prueba el hecho de que ella le era infiel a su marido.

El Consejo de Estado consideró que la justicia se equivocó al analizar las pruebas en contra de la mujer con base en estereotipos de género. Para los jueces, “sólo un análisis discriminatorio, cargado de prejuicios de género, explica que se haya concebido como indicio del homicidio la infidelidad de la mujer”.

Jueces que dictaron la decisión:

Stella Conto Díaz del Castillo-Danilo Rojas Betancourth

Temas relacionados