“Kumé”, una plataforma para la conservación y divulgación de la gastronomía afrocolombiana

Noticias destacadas de Nacional

Esta iniciativa busca que personas de diferentes ciudades aprendan sobre lo que ofrece la cocina del Pacífico colombiano y vivan experiencias cercanas a las de esta cultura.

Desde hace más de 10 años, Nayibe Angulo, cocinera tradicional y agricultora de la vereda El Tatabro, ubicada en Llano Bajo, corregimiento No. 8 de Buenaventura, ha difundido y visibilizado sus conocimientos sobre gastronomía y agricultura en pro de sus territorios.

Gracias a la cooperación entre su comunidad y fundaciones como Herencia Verde, logró crear en 2013 una corporación (a la que llamó Cosetur) que trabaja por la protección de los recursos naturales, los cultivos y prácticas tradicionales del territorio.

La creación de esta iniciativa se dio luego de unas afectaciones masivas en cultivos de chontaduro, hacia el año 2007, en el mismo Distrito 8 de Buenaventura. Este hecho obligó a gran parte de la población a salir del territorio a buscar otras formas de sostenimiento.

Después de años de lucha para impulsar su corporación y debido al impacto por la pandemia, Nayibe transformó su proyecto para llevarlo al mundo digital y así enseñar recetas de cocina, junto con conocimientos culturales y ancestrales.

Para ello comenzó a utilizar “Kumé” -una plataforma creada por la Fundación ACUA (Activos Culturales Afro) con el apoyo del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA)-, que ha permitido que personas de distintas ciudades aprendan sobre lo que ofrece la cocina del Pacífico colombiano y se acerquen a su cultura.

También le puede interesar: Feria del Libro de Cali: talleres gratuitos y homenaje a Manuel Zapata Olivella

Nayibe considera que es fundamental el apoyo que le ha brindado “Kumé” porque le ha permitido sentirse motivada para dar a conocer sus conocimientos y vender sus productos.

De acuerdo con Nayibe, hoy en día es muy difícil encontrar productos que se producen en el corregimiento en un restaurante de Buenaventura. Productos como el pacó (Gustavia superba), la pringamosa (Urtica sp.) o la papachina (Colocasia esculenta), son productos de la ruralidad que han perdido visibilidad en el casco urbano del distrito y no hacen parte de los hábitos alimenticios de esa zona.

Manifestó, además, que es importante conservar y promover ese tipo de gastronomía desde dos factores: el primero, lo tradicional, es decir, que le va a permitir a las generaciones futuras crear conciencia sobre cómo comer más sano desde lo que ofrecen los territorios.

“Lo que se busca es promover este tipo de cocina para que la agricultura del corregimiento No. 8 y sobre todo de las zonas rurales de Buenaventura tengan siempre presente que con lo que tengan en su medio se puede comer”, relata Nayibe.

En estos tiempos de pandemia muchas comunidades se vieron afectadas, sin embargo, se han ido reactivando poco a poco. La idea de Nayibe es seguir avanzando con Cosetur, para ofrecer una alternativa a corto plazo de ecoturismo organizado para mostrar el alcance de una cocina que es originaria de una región, pero degustada por un país entero.

Comparte en redes: