Gobernador de Boyacá atribuye su accidente a “una trampa asesina en la vía”

Carlos Amaya permanece hospitalizado en la Clínica Medilaser. Sufrió fracturas de cadera, brazo y rodilla por lo que ha sido operado dos veces y faltan dos cirugías más.

Las movilizaciones deben ser ordenadas y no prestarse para este tipo de ocurrencias como trampas asesinas en las vías”, afirmó el gobernador de Boyacá, Carlos Andrés Amaya Rodríguez con un tono de voz que retrata el dolor que siente a causa de las heridas sufridas cuando su camioneta se estrelló contra un bus de la empresa Los Libertadores en inmediaciones de la Cárcel El Barne, en Tunja, hace dos días. (Lea: Versiones encontradas sobre accidente del gobernador de Boyacá)

A través de un audio enviado al celular de su hermano y publicado por Blu Radio, Amaya entrega algunos detalles de lo que sucedió ese día en el aparatoso accidente.

Critica que las movilizaciones pacíficas sean infiltradas y usadas para la violencia y sugiere que el accidente fue provocado por personas ajenas a los transportadores. “Estoy seguro de que los líderes de la protesta no tenían nada que ver”.

Amaya hizo un llamado al Gobierno, especialmente al vicepresidente Germán Vargas Lleras para que se siente a dialogar con los transportadores y se le puedan garantizar soluciones a los problemas que afronta el sector.

“Que una autoridad de más alto nivel como el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, pueda atender este problema y con su amplia experiencia pueda encontrar los acuerdos necesarios que permitan que el paro se supere y se le garantice soluciones  a los más pequeños”, finaliza la grabación.

Las circunstancias en que se desarrolló el accidente son confusas. El conductor del bus con el cual estrelló la camioneta del gobernador, Héctor Avendaño, aseguró que fueron encapuchados, liderados por alias Porcelana, quienes lo obligaron a detenerse en la vía y usaron el bus como escudo contra el Esmad. 

Varios minutos después aparecieron las camionetas que movilizaban al gobernador de Boyacá hacia el sector de Higueras, Duitama, donde se reuniría con los representantes de los transportadores que se mantienen en paro, con aparente exceso de velocidad y fue allí cuando los encapuchados le lanzaron piedras a la camioneta que iba adelante, lo que provocó que esta perdiera el control y terminara volcada en la vía. A su vez, la segunda camioneta no pudo frenar por el reguero de piedras que había y terminó chocando fuertemente por detrás el bus que se encontraba estacionado.

En el hecho resultaron el gobernador y cinco personas más heridas. Su asistente, una periodista, su conductor y dos escoltas.

Temas relacionados