Gobernador de Santander vivió el peor susto de su vida

Richard Aguilar viajaba en el avión que en las últimas horas tuvo que aterrizar de emergencia porque uno de sus motores se apagó.

El gobernador de Santander, Richard Aguilar Villa, dijo que siempre recordará el 4 de Diciembre de 2014 como el día en el que pasó el susto más grande de su vida, por ser uno de los 152 pasajeros de un avión de Avianca que perdió uno de sus motores en pleno vuelo y tuvo que aterrizar de emergencia en el aeropuerto Palonegro de Bucaramanga.

El mandatario regional iba de Bogotá a Bucaramanga, luego de recibir el premio de Colombia Líder por ser elegido como el mejor Gobernador en 2014 por su gestión en favor de la superación de la pobreza y la desigualdad.

A las 4:25 minutos el Gobernador le dijo a Manuel Navarro, su jefe de prensa “nos llegó la hora, nos vamos a morir”, luego de ver por la ventana que una de las turbinas del avión Airbus A320, estaba en llamas.

“El estruendo fue muy fuerte y de inmediato todo mundo entró en pánico y el silencio se apoderó de los asustados pasajeros al ver que las auxiliares corrían por el pasillo a sentarse en sus sillas”, explicó en Caracol Radio.

Cinco minutos después, el capitán informó lo que estaba ocurriendo y anunció que el aterrizaje sería de emergencia.

Mientras tanto, en el aeropuerto Internacional Palonegro, las alarmas estaban prendidas y los organismos de socorro estaban preparados para atender cualquier situación.

“Cuando logramos aterrizar grité gol de James y me volvió el alma al cuerpo, ya que el aterrizaje también fue traumático, con mucho movimientos y mucha tensión”, agregó Aguilar. 

Temas relacionados