Gobierno avanza en plan para formalizar propiedad rural y urbana sin titular

185 títulos de propiedad fueron entregados a los habitantes de siete barrios del municipio Manaure Balcón del Cesar, en el departamento del Cesar.

Fredy Enrique Sierra, habitante del barrio El Carmen de Manaure, recibe su título de propiedad de manos de Juan Antonio Nieto, director general del IGAC.

Uno de los eternos problemas que ha marcado la relación entre el territorio y la población colombiana es la titulación de la propiedad urbana y rural. Durante las primeras décadas del siglo XX, sobre todo en la región andina, saltaron a la luz diversos conflictos agrarios que tenían como sustento la petición de la titulación de baldíos y ejidos ocupados por colonos que provenían de otras partes del país, y que habían llegado huyendo de la violencia de las guerras civiles, la falta de oportunidades económicas y la inestabilidad política, como lo han evidenciado estudios e investigaciones sobre el tema.

Por supuesto, los conflictos frente a la propiedad también se han visto reflejados en las zonas urbanas del país, desde los más fuertes entre arrendatarios y propietarios; históricos, como la fundación del barrio Policarpa; dramáticos como las luchas contra los abusos del Unidad de Poder Adquisitivo Constante (UPAC), hasta los producidos por la ocupación de lotes y equipamientos urbanos en la actualidad, volviéndose frecuente escuchar sucesos como los que tuvieron lugar el pasado mes de junio, donde más de 150 desplazados intentaron tomarse un complejo de casas de interés social en el barrio Bosa, en la ciudad de Bogotá.

El Gobierno Nacional ha tomado conciencia de la necesidad de centrar su atención en la solución de las problemáticas agrarias, abonando el escenario territorial para el posconflicto y un exitoso acuerdo de paz con las Farc y el ELN.

Es por ello que durante los últimos años se han venido fortaleciendo entidades como la Unidad de Restitución de Tierras y el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), encargado de la actualización catastral.

Es en este escenario que el Ministerio de Vivienda, Ciudad, y Territorio y el IGAC, junto a organismos regionales, departamentales y municipales se han unido para darle solución a la petición de cientos de familias que pedían la formalización de la propiedad que habitaban en diversos barrios del municipio Manaure Balcón del Cesar en el departamento del Cesar.

Así fue como el pasado 7 de agosto, en un concurrido encuentro público, residentes de siete barrios entre los que se cuentan; 21 de Enero, Nuevo Milenio, La Guajira, San Antonio, El Carmen, El Centro y San Francisco recibieron 185 títulos de propiedad que los acreditan como poseedores y acabando con la incertidumbre de estos habitantes frente a su relación con el lugar que habitan.

“Actos de esta naturaleza del Gobierno Nacional le apuntan a la paz que tanto anhelamos”(….)“Una de esas formas de buscar la paz es con hechos y acciones concretas, tal como ocurrió en Cúcuta y Barranquilla donde, al igual que en Manaure Balcón del Cesar, acompañamos a los gobiernos nacional, departamental y municipal en la entrega de títulos de propiedad, que seguro contribuirá a mejorar la calidad de vida de quienes no tienen vivienda”, aseguró el director general del IGAC, Juan Antonio Nieto Escalante, en la Escuela Normal Superior María Inmaculada de Manaure, sede del evento.

Por su parte el IGAC ha sido pieza clave en la apuesta por la paz, y una distribución más equitativa de la tierra en Colombia, ya que, diversos analistas de la ‘cuestión agraria’ en el país como Alejandro Reyes y Absalón Machado han señalado la necesidad de realizar un catastro moderno y georreferenciado que dé cuenta de las titulaciones y las formas de apropiación de la tierra en el país.

Para ello el IGAC ha venido acompañando y organizando encuentros y foros como el Conversatorio Regional de la Orinoquia para socializar la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT) frente a los entes gubernamentales, organizaciones públicas y privadas, y a la ciudadanía en general de los departamentos de Meta, Casanare, Arauca, Guainía, Guaviare, Vaupés y Vichada.

“Los esfuerzos de actualización históricamente se concentraron en el área urbana. Hoy, en el país existen 4.052.087 predios rurales, de los cuales el 58,8% se encuentra desactualizado o sin formar, que corresponde a 716 municipios”, explicó el director general del IGAC en un pasado encuentro realizado en Cartagena el pasado mes de julio, que tenía como fin socializar las estrategias del gobierno para formalizar la propiedad rural en el país.