Gobierno Nacional invita a Sea Search Armada a verificar coordenadas del Galeón San José

Es para demostrar que el naufragio no está donde los norteamericanos dicen. Es en respuesta a una carta del director de esa multinacional que había anunciado expedición a Colombia en enero de 2017.

Según informó en comunicado de prensa el Ministerio de Cultura, anunciando la respuesta a una carta del pasado 4 de noviembre, dirigida al presidente Juan Manuel Santos por el director de Sea Search Armada, esa firma estadounidense que reclama derechos sobre el tesoro del San José no los tiene porque el lugar donde se halló el galeón a finales del año pasado no corresponde a la ubicación denunciada por SSA desde hace 34 años. (Lea aquí: Con respaldo de Trump, vendrán por el galeón San José)

A través de la carta, dirigida a Jack Herbeston el Gobierno colombiano le manifestó a Sea Search Armada “que ha realizado la verificación de las coordenadas denunciadas en 1982 y cuenta con pruebas científicas incontrovertibles de que en ese lugar no existe ningún naufragio”. Por ello le manifestó que en consecuencia no le asiste ningún derecho sobre ningún naufragio, tal como lo determinó la Corte Suprema de Justicia de Colombia en 2007, al limitar sus derechos a la existencia de un naufragio en unas coordenadas específicas, dadas por la Sea Search Armada. La Corte le reconoció derechos sobre la mitad de lo que se considerara tesoro en caso de que se comprobara que allí estaba el hundimiento, pero el gobierno asegura que lo encontró en otra parte. La propia SSA ha dicho que si eso se demuestra, desistirá de sus reclamaciones de más de tres décadas.

En la carta el Gobierno Nacional invita a esa compañía, no para que venga en sus propios barcos con bandera norteamericana, sino “para que haga la verificación en barcos de la Armada Nacional con tecnología de punta contratada por la misma Armada Nacional y sufragada por Sea Search Armada”.

*Este es el cruce de cartas entre la firma norteamericana SSA y el Gobierno Nacional, en mensaje suscrito por la ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba.