Gobierno y campesinos acuerdan levantar protesta en Tarazá

Entre lo pactado está la creación de un comité para recibir denuncias por posibles violación del Derechos Humanos.

Delegados del Gobierno colombiano y líderes campesinos firmaron este jueves un acuerdo por el cual se pone fin a una protesta que por once días concentró a más de 2.500 personas que protestaban por las fumigaciones aéreas contra cultivos ilícitos en el municipio de Tarazá.

El vicepresidente de la Asociación de Campesinos del Bajo Cauca, Andrés Henao, dijo que el acuerdo firmado en la Casa de la Justicia de esta población del departamento de Antioquia contempla puntos que tiene que ver con derechos humanos, desarrollo de proyectos agrícolas legales y acceso a tierras que estaban en manos de paramilitares.

“Fue una reunión en la que estuvieron representantes del Gobierno, de los campesinos, del Ejército, de la Policía y otras entidades”, señaló Henao, al precisar que los campesinos comenzarán a regresar a sus lugares de origen el próximo sábado en transportes facilitados por el departamento y el Gobierno. “Aquí nos quedamos esta noche (jueves) y mañana (viernes) hay una reunión con los miembros del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (INCODER, estatal) para precisar detalles de tierras y cultivos, pero de resto, todo claro”, agregó Henao.

Entre lo pactado está la creación de un comité para recibir denuncias por posibles violación del Derechos Humanos, revisión de los procesos de recaudo para indemnizar cultivos lícitos afectados por las fumigaciones contra siembras de coca y proyectos para inversión social.

Detalló que las poblaciones de Tarazá y su vecina Valdivia tendrán electricidad y en ellos también se desarrollarán proyectos con productos como caucho, cacao y ají. Igualmente, una finca de unas 9.000 hectáreas, que estaba en poder de paramilitares, pasará a repartirse entre campesinos de la zona.

Apuntó que en los once días de paro hubo 15 heridos entre los campesinos, de los cuales cinco fueron detenidos “pero ya liberados”, y destacó que en el momento hay un desaparecido, un campesino de 52 años del que no se tienen noticias desde el martes pasado y que vive en Tarazá.

Por su lado, las autoridades reportaron, hasta el miércoles pasado, la quema de tres camiones. El Ejército colombiano aseguró en su momento que los campesinos de la zona han sido presionados por las Farc para que realizaran la protesta, toda vez que los guerrilleros defienden los cultivos ilícitos de matas de coca.

Temas relacionados