Gobierno y Dignidad Agropecuaria se reúnen para hablar de "crédito y refinanciación"

Este miércoles se cumplen tres días de protesta campesina.

AFP

El paro del sector agrario cumple este miércoles su tercer día con poco impacto en el suministro de alimentos y en sus precios, escasos bloqueos de carreteras y sin acuerdos con el Gobierno.

Después de que el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, se reuniera este martes con portavoces del colectivo campesino Dignidad Agropecuaria para tratar los problemas de créditos, algunos manifestantes decidieron por la noche mantener las protestas.

Algunos campesinos bloquearon temporalmente algunas vías en el departamento de Boyacá, con una importante actividad agropecuaria, y se convocaron marchas pacíficas.

También siguen funcionando a medio gas las empresas de transporte público de esa zona hacia Bogotá, mientras que estudiantes universitarios marchan en apoyo al paro agrario en algunas vías de la capital.

Los manifestantes argumentan que el Gobierno no ha cumplido los compromisos asumidos para conjurar un paro de tres semanas que en agosto y septiembre del año pasado llegó a bloquear carreteras y a impedir el suministro de alimentos en las fronteras con Venezuela y Ecuador.

Las demandas están relacionadas con la demanda de más presupuesto para el campo, condonación de créditos, reducción del precio de fertilizantes y combustibles y frenos al contrabando de productos agrícolas y a los tratados de libre comercio.

De acuerdo con la cuenta de Twitter del Ministerio de Agricultura, Lizarralde y su colega de la cartera de Ambiente, Luz Helena Sarmiento, viajaron al Páramo de Santurbán de Santander para participar en un foro ambiental y productivo

Después Lizarralde y el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, se reunirán con los portavoces de Dignidad Agropecuaria a las 2 de la tarde "para tratar temas como crédito y refinanciación".

En una carta abierta, el vicepresidente Angelino Garzón se mostró partidario de una salida negociada a este problema agrario.

"Considero que el mejor camino para resolver el paro agrario, y otras protestas, es el del diálogo social, cumpliendo con los acuerdos firmados, presentando propuestas de soluciones y la no macartización de la protesta social", afirmó.

Asimismo, reconoció que en el campo la desigualdad es innegable y que sus habitantes han estado más expuestos que nadie a los rigores del conflicto armado interno.

"El deber del Estado es el de trabajar para que las personas que habitan en el campo puedan vivir mejor, dignamente y en paz", recalcó el vicepresidente.

últimas noticias