Golfo de Coquibacoa, la zona en disputa entre Colombia y Venezuela

Las negociaciones limítrofes entre ambos países por esta área se encuentran paralizadas desde hace seis años.

Detalle de la zona en disputa entre ambos países. /Google Maps

Fue el pasado 26 de mayo cuando el gobierno de Nicolás Maduro aprobó un decreto, publicado en la Gaceta Oficial venezolana, en el cual crea cuatro 'Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima e Insular' (Zodimain) para fortalecer su sistema defensivo.

Las delimitaciones marítimas establecidas en la Zodimain Occidental comprenden aguas del Golfo de Venezuela o golfo de Coquibacoa, en el área de la Guajira, una zona por la cual Venezuela y Colombia enfrentan hace años un diferendo por límites marítimos.

En tal decreto, el Estado venezolano "reconoce la existencia de áreas marítimas pendientes por delimitar" y que a su juicio "requieren ser atendidas por el Estado venezolano hasta tanto se logre una demarcación definitiva de manera amistosa".

Las negociaciones limítrofes entre Colombia y Venezuela por esta área se encuentran paralizadas desde hace seis años.

Ante la situación, trascendió que este sábado el gobierno de Colombia envió una nota de protesta a Venezuela por el decreto de Caracas que establece los límites marítimos entre ambos países de forma unilateral en un área en disputa.

La canciller de Colombia, María Ángela Holguín, se encuentra en La Habana, donde participa en una nueva ronda de negociaciones de paz del gobierno colombiano con las Farc.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado colombiano, el senador del Partido de la U Jimmy Chamorro, pidió agotar las instancias diplomáticas para resolver el incidente.

"Desde la comisión de Relaciones exteriores del Senado rechazamos contundentemente este accionar arbitrario, irresponsable (de Venezela)", dijo Chamorro a radio Caracol.

Colombia enfrentó recientemente otra demanda por límites marítimos con Nicaragua, que el pasado noviembre de 2012 la Corte Internacional de Justicia resolvió reconociéndole a Bogotá la soberanía sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pero otorgándole a Managua al menos 75.000 km2 de territorio marítimo.