Greenpeace denuncia irregularidades en la protección de páramos

En un informe, el grupo ambientalista denuncia que se otorgó licencias ambientales a la empresa Hunza Coal en plena zona de páramo para desarrollar un “mega proyecto minero”.

Cortesía Greenpeace

 Desde su aterrizaje en Colombia, el grupo ambientalista Greenpeace centró sus acciones de trabajo en la protección de páramos en el país, especialmente en Boyacá por su prominente actividad minera. Es por ello que desde el año pasado la entidad viene denunciando, junto a expertos y líderes comunitarios, que el agua del Páramo de Pisba está contaminada por la explotación del carbón, un hecho que afectaría gravemente el ecosistema puesto que dicho páramo provee más del 70% del agua para los colombianos. (Vea además: La mina de la discordia en Boyacá)

De ahí que la organización, esta vez reitere sus denuncias señalando que existen serias irregularidades en la protección de páramos por parte de las autoridades pertienentes. En un comunicado Greenpeace hace referencia a su informe “Irregularidades e inacción en el caso Hunza Coal” en el que la organización advierte las graves irregularidades en las que incurrió Corpoboyacá, el ente regional a cargo, al otorgar las licencias a la compañía multinacional que le permiten extraer carbón en pleno páramo.

“Es sumamente preocupante el silencio de los responsables frente al deterioro ambiental y las irregularidades en el páramo de Pisba”, dijo Silvia Gomez, coordinadora de Greenpeace en Colombia por medio de dicho comunicado. “Si Corpoboyacá como autoridad regional no cumple con sus responsabilidades y opera de manera contraria a la normativa, el Ministerio de Ambiente debe intervenir el caso para revocar las licencias otorgadas ilegalmente a la compañía Hunza Coal”.

En el documento publicado por la organización ambiental se retoma las denuncias de la Contraloría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo, realizadas en mayo de 2014 sobre el otorgamiento ilegal de licencias ambientales a compañías carboneras en el departamento de Boyacá. Así señala el comunicado que “la Contraloría General afirmó que Corpoboyacá excedíó su competencia al aprobar la modificación de las Licencias Ambientales por la magnitud del proyecto: la documentación presentada por la empresa indica que a partir del tercer año de explotación la producción será ocho veces mayor a la que Corpoboyacá está en capacidad de autorizar. Además, los permisos fueron aprobados con documentación errónea sobre la zona en la que se desarrollará el proyecto y con documentación que carece de información básica, como estudios hídricos y biológicos”.

“Las reglas de juego parecen hechas para las empresas y desafortunadamente las autoridades ambientales que son las que deberían equilibrar la situación, permiten que se profundice la crisis de los recursos naturales. Las licencias deben ser revocadas inmendiatamente”, añadió Gómez.