En La Guajira los niños siguen muriendo de hambre

36 niños han muerto en lo corrido de este año La Guajira. El presidente Santos y su gabinete volverán a definir medidas para esta alarmante situación.

Una cifra alarmante y vergonzosa sigue rondando a las comunidades indígenas de La Guajira y otras regiones del país. En lo corrido de 2016, más de 100 niños menores de cinco años han muerto por desnutrición en el país, sin que -hasta ahora- el Gobierno haya podido poner fin a esta alarmante situación. (Lea: Niños de centro infantil en La Guajira son alimentados con espaguetis y un vaso de agua)

En La Guajira –departamento con mayor prevalencia de estas muertes- el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) detectó 898 niños desnutridos en 2015 y este año (2016) ya son 36 los menores que murieron de hambre en el departamento, pese a las medidas cautelares decretadas por la CIDH para la protección de niños, niñas y adolescentes de las comunidades de Uribia, Manaure, Riohacha y Maicao del pueblo wayú.

Sin embargo, ante este panorama, las autoridades locales han señalado que de no haberse decretado medidas cautelares para la atención de menores wayú, el número sería más elevado. Advierten además que la falta de agua y el acceso a un buen servicio de salud hacen que enfermedades asociadas con la desnutrición sigan predominando.

“Pese a las medidas cautelares y a los esfuerzos del gobierno departamental y nacional ya vamos duplicando la cifra anterior”, dijo Stevenson Marulanda, Secretario de Salud de La Guajira, quien además confirmó que al hospital de Rioacha han ingresado en los últimos meses más de 200 menores con cuadros de desnutrición.

Por su parte, Leonor Viloria González, defensora de los derechos de las comunidades wayú, declaró que las políticas del gobierno han sido inoperantes para frenar una problemática que, por años, ha tenido a esta región sumida en la pobreza extrema.

“Eso se debe a que es un ciclo de desnutrición que no comienza con la niñez, sino que mucho antes, con las madres de esos niños e incluso con los abuelos, que también presentan signos de desnutrición debido a la hambruna que actualmente padece el pueblo wayú, a la escasez de agua, a las difíciles condiciones climáticas y a las políticas inoperantes del gobierno colombiano”.

Por lo pronto, el presidente Juan Manuel Santos y sus ministros regresarán a La Guajira para definir nuevas medidas y para evaluar la respuesta institucional en los programas sociales puestos en marcha en febrero, cuando el Gobierno decretó medidas urgentes y dijo que ningún niño más iba a morir de hambre en el país.