"La Guajira se cansó"

Aunque el presidente del Comité de Ganaderos de Riohacha justifica el paro cívico, el gobernador dice que afecta la llegada de soluciones definitivas.

EFE

Lo que estamos haciendo los guajiros es enviar un grito desesperado al Gobierno Nacional para lograr un acuerdo". Con estas palabras el presidente del Comité de Ganaderos de Riohacha, Rubén Fuentes, sintetizó lo que para la región significa el paro cívico que se adelanta desde la noche de este domingo, ya que los habitantes de La Guajira están “cansados de vivir de rodillas”.

Aquí la paciencia se agotó. Aquí en La Guajira ya estamos cansados de vivir de rodillas pidiéndole al Gobierno que nos atienda. Primero nos quitaron las regalías y segundo declararon ‘elefante blanco’ el proyecto transformador que tiene el departamento… se trata de la represa del río ranchería”, indicó Fuentes en diálogo con Blu Radio.

Al señalar que, desde el inicio del paro cívico, “el Esmad no ha hecho sino atropellar a los manifestantes usando la fuerza bruta", recordó que “la gente ayudó (al Gobierno) y por eso está en deuda con nosotros", haciendo referencia a la alta votación que recibió Juan Manuel Santos en las presidenciales.

Fuentes, quien es uno de los organizadores del paro cívico que se adelanta en esta región del país, manifestó que espera llegar a un acuerdo definitivo para darle solución a los problemas estructurales que tiene su región porque, además de la sequía, el tema de la desnutrición crónica, desescolarización, deficiencia en la prestación de los servicios públicos, desempleo, crisis carcelaria y daño ambiental son otros de los inconvenientes que azotan la región.

Por su parte, el gobernador de La Guajira, José María Ballesteros, lamentó que se ponga en marcha un paro por parte de los habitantes afectados por el desabastecimiento de agua potable. Aseguró que el bloqueo de vías y las manifestaciones afectan la llegada de soluciones definitivas para mitigar los efectos de la sequía.

Según el gobernador, antes de la llegada del presidente Santos al departamento, tanto el Gobierno Nacional como el departamental han trabajado para asegurar el servicio de agua potable en la zona. "Se han entregado pozos y además sistemas de riego", dijo el gobernador Ballesteros al manifestar que “cada uno de los 100 pozos que anunció jefe de Estado se demora entre 30 y 45 días en la construcción”.

No obstante, dijo que se requieren por supuesto soluciones estructurales y definitivas, debido a que las proporcionadas en los últimos dos meses por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres “son ayudas inmediatas”.

El expresidente del Senado, Juan Fernando Cristo, insistió por su parte que “el Gobierno debe seguir la línea de tener un diálogo abierto con las regiones del país" para solucionar las crisis. Añadió que su prioridad como ministro del Interior será las regiones y zonas de frontera como Arauca, Norte de Santander y La Guajira, “que también han salido perjudicadas por la crisis económica y política que vive Venezuela”.