Guardia indígena fue atacada por grupo armado en Caldono, Cauca: hay 22 heridos y un muerto

Noticias destacadas de Nacional

Este atentado se produjo en medio de un control territorial por parte del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) que buscaba erradicar cultivos de coca en las veredas de Caimito y El Socorro. Ambos sectores están ubicados en Caldono y colindan con Santander de Quilichao. Estas labores son en homenaje a la gobernadora Sandra Liliana Peña, asesinada el martes 20 de abril.

En las últimas horas se presentó un ataque de un grupo armado ilegal a la guardia indígena en las veredas de Caimito y El Socorro, ubicadas en Caldono y que limitan con el municipio de Santander de Quilichao. Según las primeras informaciones, hay 22 heridos y una personas fallecida. Además, desde el Cric aseguraron que la defensa de estos pueblos capturó a cinco individuos y un vehículo en el que se transportaban los atacantes.

“Las comunidades indígenas del Cauca cuando se encontraban realizando la minga de control territorial fueron atacadas a ráfagas de fusil por grupos armados ilegales”, aseguró el Cric en un comunicado de prensa, donde aseguró que en la zona empezó a sobrevolar un helicóptero de las Fuerzas Armadas, lo que podría incrementar los combates en esta región del departamento.

También puede leer: Gobernadora indígena fue asesinada en el Cauca

Según le dijo José Vicente Otero, alcalde de Caldono, a El Espectador, ayer se llevó a cabo un consejo de seguridad extraordinario donde estuvieron presentes el ministro de Defensa, Diego Molano, los altos mandos militares, la Defensoría del Pueblo y otros entes. “En esta reunión el Gobierno se comprometió a buscar alternativas para la erradicación de la coca”, aseguró el mandatario.

El martes 20 de abril de 2021 fue asesinada por un grupo armado la gobernadora y líder ambiental del resguardo de La Laguna-Siberia en Caldono, Sandra Liliana Peña. A raíz de esto las comunidades indígenas del municipio y de todo el departamento decidieron movilizarse para exigir el respeto por el territorio y la vida ante el recrudecimiento de la violencia en el Cauca.

“La gobernadora Sandra Liliana Peña venía haciendo un ejercicio de erradicación manual de coca en su territorio. Ella lo que quería con esto era que en su territorio no hubiera más de estos cultivos, ni nada que tuviera que ver con el narcotráfico. Su lucha fue afectada cuando fue asesinada el pasado martes en la mañana cuando salía de su casa a continuar con estas labores”, aseguró Otero.

El control territorial planteado hoy por los resguardos indígenas de todo el departamento fue continuar con estas labores de erradicación manual de cultivos ilícitos, como una forma de honrar a la gobernadora Peña y su lucha en contra del narcotráfico. Cuando la minga llegó a las veredas de Caimito y El Socorro fueron atacadas por estas personas armadas.

“Las autoridades indígenas de Caldono tienen como legítimo derecho una serie de acciones en defensa del territorio y de la vida para poder protegerse debido al abandono estatal, al recrudecimiento de la violencia, al incremento de la presencia de grupos armados, al aumento del narcotráfico y otras acciones que los ponen en riesgo”, dijo el alcalde de Caldono.

La violencia en Caldono

El 23 de agosto de 2020 la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana para el municipio de Caldono debido al aumento de los grupos armados que hacen presencia en el territorio. Según la entidad, en esta región del Cauca está presente la columna móvil Dagoberto Ramos, de las disidencias de las Farc. Además, hacen presencia el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y otras disidencias de la exguerrila de las Farc conocida como columna móvil Jaime Martínez.

“En la actualidad, el control y dominio territorial en el municipio de Caldono lo ejerce la facción disidente de las exFarc autodenominada Columna móvil Dagoberto Ramos en coordinación con las otras subestructuras disidentes presentes en el departamento del Cauca, lo que ya representa un riesgo alto para la población civil”, aseguró la Defensoría.

Aunque esto son los tres grupos dominantes en el territorio, “existe también una amenaza por la posible llegada de un nuevo grupo armado ilegal que se autodenomina como Segunda Marquetalia”. Esto lo que generaría es una disputa territorial mucho más profunda poniendo en riesgo a la población del municipio, la cual es “mayoritariamente étnica, por tanto, con afectaciones diferenciales que pueden impactar en los procesos organizativos propios de las comunidades indígenas”, se lee en la alerta temprana.

“Desde la Alcaldía lo único que nosotros podemos hacer cuando se presentan hechos como estos es estar atentos al tema humanitario. Nosotros no tenemos la capacidad para atender una emergencia de esta naturaleza. Acá es el Gobierno nacional quien tiene que responsabilizarse de esto. Lo más triste es que eso debería hacerlo la Fuerza Pública y no la gente”, aseguró Otero.

Para las autoridades la violencia en el municipio, al igual que en el departamento, ha aumentado durante los últimos años. Durante el 2020 tuvieron lugar en Caldono 25 consejos de seguridad, mientras que en solo cuatro meses de 2021 ya van seis debido al incremento de los grupos armados.

Ante esto, la Defensoría del Pueblo aseguró que “uno de los principales intereses para los grupos armados ilegales en este municipio es la posibilidad de movilidad e interconexión con el norte y oriente, así también con el sur del departamento del Cauca”. Estas dinámicas no son muy diferentes a lo que sucede en el resto del departamento, el cual debido a su posición geográfica -cercanía al océano Pacífico y a la carretera Panamericana- es apetecido por estas estructuras para el tráfico de drogas y su comercialización.

El panorama en el departamento

La violencia ha aumentado en el Cauca de forma sustancial durante 2021. El ejemplo más claro es el de Argelia, al sur del departamento. En este municipio se han presentado varios combates entre la columna Carlos Patiño, acompañada de la Jaime Martínez, contra el Eln y el Ejército Nacional. Estos enfrentamientos se dan ante la necesidad de estos grupos armados de controlar este territorio clave por su posición geográfica.

El 15 de enero de este año, se informó que el concejal de Argelia Fermiliano Meneses había sido secuestrado, al parecer por el Eln. Doce día después su cuerpo fue encontrado sin vida. A raíz de esto, los 11 cabildantes restantes tuvieron que salir desplazados de este municipio rumbo a Popayán, donde aún están refugiados, pues consideran que no hay garantías de seguridad para su regreso.

Los hechos ocurridos el fin de semana del 18 de abril les dan la razón. Un enfrentamiento entre la Carlos Patiño y el Ejército dejó 10 personas muertas de esta columna y un militar sin vida. Debido a estos combates 170 personas tuvieron que desplazarse de la vereda La Ceiba hacia el casco urbano del corregimiento de El Plateado donde están refugiados en un albergue provisional puesto por la Alcaldía.

Además de los hechos presentados en Argelia, el pasado viernes 26 de marzo hubo una explosión de un carro-bomba al frente de la Alcaldía de Corinto, la cual dejó 17 heridos, de los cuales 11 fueron funcionarios públicos. El edificio quedó destruido.

Le puede interesar: La disputa territorial que recrudeció la violencia en Argelia, Cauca

Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), este año se han presentado en Colombia 28 masacres, de las cuales cinco han sido en el Cauca. Popayán, Argelia (2), Inzá y Santander de Quilichao son los municipio donde se presentaron estos asesinatos los cuales cobraron la vida de 18 personas.

En cuanto a líderes asesinados ya son 52 en toda Colombia durante 2021, según Indepaz. En el Cauca son seis los líderes que han matado, entre ellas la gobernadora Sandra Liliana Peña.

Comparte en redes: