La travesía que implica hacer clases a distancia en Guaviare

Noticias destacadas de Nacional

El 70% de los estudiantes no pueden desarrollar actividades académicas por medios virtuales, según la secretaría de Educación del departamento. Once instituciones rurales están esperando elementos de bioseguridad para iniciar con el modelo de alternancia.

La educación por medios virtuales es un lujo que no todos los estudiantes del país pueden darse. En Guaviare hay 17.479 estudiantes en instituciones oficiales, 9.034 se encuentran en zona rural. El 70% del total no ha tenido actividades académicas por medios virtuales debido a las dificultades en el acceso a internet, según datos entregados por la secretaría de Educación. En el departamento han trabajado con guías y textos físicos, esto implica que muchas veces no haya ningún tipo de retroalimentación, proceso fundamental para el aprendizaje.

El secretario de Educación, Álex Quevedo, explica que desde junio han adelantado el proceso para adoptar el modelo de alternancia, teniendo en cuenta la dificultad de acceso y conexión a internet. Ya se autorizó al colegio privado San José Obrero, que orientará el 50 % de las clases en presencialidad para el 39 % de los estudiantes, y a dos Instituciones de Formación para el Trabajo y el Desarrollo Humano (ETDH). En el caso del colegio, quienes están aprendiendo en casa podrán acceder a las transmisiones en vivo.

Además, otras once instituciones en zona rural han solicitado autorización para realizar clases presenciales, entre ellas, la Institución Educativa La Paz, ubicada en El Retorno. Su director, Wilson Correa Gaviria, cuenta que decidieron implementar la alternancia porque el trabajo a distancia no estaba dando resultados. Las siete sedes de la institución están ubicadas en zona rural, algunas incluso se encuentran a trece horas de la cabecera municipal y para llegar hay que tomar transporte terrestre y fluvial. “Solo en la sede principal hay una antena con internet. Ahí tenemos un internado para los estudiantes que viven a dos o tres horas. Virtualmente no podemos hacer nada”, señala.

Leer: Así avanza el regreso a clases con modelo de alternancia

Como no cuentan con acceso a internet, los presidentes de Juntas de Acción Comunal, padres de familia y líderes ayudaron a trasladar las guías a las zonas más apartadas, pero estas no dieron resultado porque los estudiantes no podían recibir retroalimentación. Como explica Correa, decidieron implementar un modelo de alternancia en el que los profesores visitan cada quince días las instituciones educativas y programan citas con los estudiantes para hacerles acompañamiento individual durante una hora.

“No queremos que los estudiantes dejen este proceso y se vayan a hacer cosas propias del campo. Buscamos mantenerlos activos y motivados", dice el profesor José Albeiro Vélez que trabajan en esta institución. Hace énfasis en que hay pocas vías de acceso, y además de que no hay tener internet, en algunas zonas tampoco hay cobertura de señal para celular.

Con los recursos girados por el Ministerio de Educación han comprado algunos elementos de bioseguridad para trasladarse a las zonas. Ahora esperan que la secretaría les entregue tapabocas y otros elementos para que todos los maestros y estudiantes puedan adoptar el modelo de alternancia. Esta institución que fue creada en 1998 tiene 248 alumnos.

Por el contrario, en la Institución Educativa La Libertad, ubicada en la inspección de La Libertad, en zona rural de El Retorno, continuarán con educación a distancia. El 25 de septiembre el colegio cumplirá 51 años. El rector Jhon Marlio Cuellar recuerda que empezó a funcionar en una casa con solo un docente y ya cuenta con ocho sedes y 450 estudiantes. Explica que durante la pandemia han realizado trabajo en casa con guías elaboradas por los profesores, pues solo el 30% de los estudiantes pueden usar medios electrónicos como Whatsapp y “la mayoría tampoco recibe señal de celular para comunicarse con los maestros”. Aún así, el 75% de los padres expresaron no estar de acuerdo con implementar clases presenciales.

También le puede interesar: Escuelas indígenas en Norte de Santander no cerraron durante la pandemia

En la vereda Las Acacias del municipio San José del Guaviare, la Institución Educativa Las Acacias tiene 110 estudiantes distribuidos en cinco sedes. Su director, Evelio Gutiérrez, explica que han tenido las mismas dificultades de todas las escuelas ubicadas en zona rural de este departamento: el acceso a internet y a dispositivos tecnológicos. Inicialmente, entregaban una guía por cada asignatura para que los estudiantes las desarrollaran, pero esto “estaba causando problemas de deserción e incumplimiento”. Ahora crearon una guía con los contenidos de todas las materias, pese a las dificultades seguirán con trabajo en casa para prevenir la propagación del COVID-19.

Para el 31 de agosto han registrado que de los 17.479 estudiantes, 1.100 se encuentran inactivos. Quevedo señala que están evaluando las causas. Una de las hipótesis es que algunos se trasladaron del pueblo al campo y allí perdieron la conexión con la institución. “Hemos contratado a un equipo de psicólogos para hacer un estudio y generar acciones que permitan determinar en qué condiciones están los estudiantes, dónde están y por qué han dejado de avanzar en sus actividades académicas”, dijo el secretario.

Comparte en redes: