"Guillermo Cano adoraba a sus periodistas": Rufino Acosta