Hace tres décadas se comenzó a hablar de ‘narcoguerrilla’

El 3 de diciembre de 1986 El Espectador documentó las dimensiones del problema del narcotráfico en Colombia.

Revuelo causó en Colombia una noticia publicada en Costa Rica, según la cual los narcotraficantes habían aumentado a cuatro millones de dólares el precio por la cabeza del exembajador de Estados Unidos en Colombia, Lewis Tambs, quien durante su gestión en el país fue uno de los principales promotores de la ofensiva del Estado contra los carteles de la droga. Además, en su momento el embajador Tambs fue el primero que acuñó la expresión de la ‘narcoguerrilla’ para denunciar como las Farc también se estaba lucrando del ilícito negocio de los estupefacientes. (Vea el especial 30 años sin Guillermo Cano)
 
Según las publicaciones en Costa Rica, más de 15 diplomáticos norteamericanos habían tenido que dejar la embajada en Bogotá por las presiones del narcotráfico, pero estos habían extendido sus tentáculos hasta otros países del continente, especialmente en Centroamérica. Lewis Tambs entró a oficiar como embajador de Estados Unidos en Costa Rica desde julio de 1985, y desde el comienzo de su gestión su objetivo fue persistir en sus denuncias contra la expansión del tráfico de drogas. 
 
De manera simultánea a las revelaciones de la prensa de Costa Rica, en Colombia El Espectador inició una serie periodística de gran impacto para advertir a la sociedad sobre las reales dimensiones de los carteles del narcotráfico. En ese informe especial, el diario documentó, no solo de qué manera estaban conformadas las mafias de los estupefacientes, sino cuál era la historia aún no contada de los carteles de la droga y su expansión en el continente americano hasta Estados Unidos. 
 
últimas noticias

Epl quema vehículo en Tibú, Norte de Santander

21 ex pandilleros entregaron sus armas en Cali