Hallan vehículo con cien kilos de explosivo en Ocaña, Norte de Santander

La acción hace parte de la arremetida del Epl en el Catatumbo, donde el fin de semana se presentaron ataques que dejaron civiles heridos.

Hostigamientos y atentados a estaciones de policía y la ubicación de un carro bomba, cargado con cien kilos de explosivos en un sector residencial de Ocaña, fueron las acciones con las que el grupo armado ilegal Epl está, como lo había anunciado, conmemorando 50 años de creación de esa organización conocida actualmente como “Los Pelusos”. 

El caso más preocupante  y que pudo ser contrarrestado por las autoridades fue el presentado en el barrio La Primavera,  donde está ubicado el cuartel de policía y a escasos metros de la vivienda del Defensor Regional del Pueblo, Nelson Arévalo Carrascal.  De  acuerdo con lo explicado por el coronel George Quintero, comandante de la Policía Norte de Santander,  en una oportuna reacción lograron detectar el momento en que el vehículo fue abandonado en una de las calles.

Cuando los sospechosos quisieron fugarse, fueron interceptados por uniformados quienes les hallaron en su poder un brazalete y publicidad alusiva al Epl. De inmediato se procedió a requisar el carro, en el que se halló una canea plástica que contenía, según el oficial, cien kilos de explosivo R-1 “que fácilmente hubiese podido volar media cuadra de la zona, generando una daño bastante grande tanto a la comunidad como a las instalaciones policiales”.

Para el coronel Quintero, esta acción fue “demencial pues se presentó  cerca de la media noche  cuando  familias  aun departían novenas de aguinaldo”.  El material explosivo fue detonado por expertos  fuera del perímetro urbano de Ocaña, causando un gran estruendo que generó preocupación en la comunidad, no obstante, se informó que la acción era controlada y sin consecuencias. 

Pero la arremetida del Epl había iniciado hacia las 07:30 de la noche del sábado en el corregimiento Guamalito del municipio de El Carmen, donde resultó lesionado un menor de nueve años de edad, como consecuencia del estallido de una granada que fue lanzada contra las instalaciones de la subestación de policía de ese centro poblado por un hombre que se desplazaba en una motocicleta. 

El niño, quien participaba de una novena, fue remitido al hospital de Ocaña donde fue intervenido al presentar una lesión por esquirla a la altura del abdomen. Entre tanto, hacia la media noche fue  lanzada una granada a la estación de policía  del  municipio de Hacarí. En esta situación tres personas civiles resultaron heridas siendo trasladadas al hospital de Ocaña, mientras que del personal policial no se presentaron novedades, dijo Quintero. Simultáneamente en Teorama fue hostigado el puesto de policía sin que se presentaran consecuencias lamentables.

Así mismo, en el sector conocido como Las Chircas del corregimiento Aguas Claras de Ocaña, en una de las vías que comunica al Catatumbo fue atravesado un camión mostrado como carro-bomba. Sin embargo, se pudo comprobar por parte del Ejército que se trataba de un señuelo y no contenía material explosivo. Dentro del accionar del publicitario de “Los Pelusos” se ubicaron vallas en algunas vías de la región  y distribuyeron folletos con saludo navideño.