Holguín reitera desespero de Nicaragua ante fallo de posesión de áreas

La canciller María Ángela Holguín aludió al reciente ingreso en aguas colombianas de un barco nicaragüense que intentó llegar hasta el cayo Quitasueño.

María Angela Holguín, canciller de Colombia - EFE
María Angela Holguín, canciller de Colombia - EFE

Los nicaragüenses están "bastante desesperados" ante la proximidad del fallo sobre la posesión de áreas y territorios en el mar Caribe que emitirá en breve la Corte Internacional de Justicia (CIJ), dijo este martes la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín.

"Creo que están bastante desesperados, porque han perdido varias (...) batallas", expresó la canciller al detallar ante la prensa en Cali la evolución del litigio ante el alto tribunal de La Haya promovido por el Gobierno sandinista de Nicaragua.

El Ejecutivo nicaragüense pidió en 2001 a la CIJ que declarara inválido el tratado de 1928 que trazó los límites de su país con Colombia en el mar Caribe, por haber sido firmado cuando su país estaba invadido por Estados Unidos, y que fijara una nueva línea fronteriza.

Con este contencioso, Nicaragua buscaba que la CIJ le reconociera la soberanía sobre el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y los cerca de 50.000 kilómetros cuadrados de áreas marinas de los alrededores.

Los nicaragüenses "han querido que el tratado no fuera válido, han querido que el archipiélago fuera de ellos, han querido dividir el archipiélago y tampoco han podido", declaró Holguín al aludir a unas primeras decisiones del tribunal con sede en La Haya.

Al responder a unas objeciones preliminares de Colombia, la CIJ reconoció en 2007 la validez del tratado de 1928, el Esguerra-Bárcenas, y la soberanía de este país andino sobre las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Asimismo, se declaró competente para dirimir la otra parte del litigio, que es la de la frontera marítima, fijada en el meridiano 82, y, según lo resaltó la canciller de Colombia, la posesión de los cayos de Roncador, Quitasueño y Serrana.

Estos cayos no entraron en el Tratado Esguerra-Bárcenas "por cuanto estaban en un litigio con Estados Unidos", apuntó la canciller.

Pero "nosotros tenemos todo un soporte histórico, jurídico y de soberanía sobre estos tres cayos", reclamó Holguín, quien insistió que su país mantiene y respeta el "statu quo" en este caso, que es el de su ejercicio de su soberanía hasta el meridiano 82.

"Como tal lo seguiremos haciendo hasta que la Corte decida cuál va a ser este límite marítimo", prosiguió la canciller.

La funcionaria aludió al reciente ingreso en estas aguas territoriales de un barco nicaragüense de investigaciones marinas que intentó llegar hasta Quitasueño y que se retiró tras ser cerrado en su paso por unidades de la Armada Nacional de Colombia.

La titular colombiana de Exteriores destacó que Colombia ha ejercido una defensa "muy fuerte" ante la CIJ, con un equipo encabezado por el excanciller y exdiplomático Julio Londoño Paredes, y con "unos abogados internacionalistas de la más alta calidad".