Hombre se comió un alambre en una hamburguesa de El Corral

El hecho ocurrió en el restaurante ubicado en la calle 63 con carrera 24, en Bogotá.

@Julorlace

Este lunes un hombre identificado como Juan Camilo Gómez, denunció que ingirió un alambre que se encontraba al interior de una hamburguesa de El Corral, que minutos antes había comprado en el restaurante ubicado la calle 63 con carrera 24, en la ciudad de Bogotá.

Cuando mordí sentí un pinchazo en el paladar. Al fijarme, era un alambre y por un acto de reflejo me tragué lo que tenía en la boca. Cuando empecé a revisar la carne me di cuenta que habían varios pedazos de alambre similares a los ganchos de cosedora, de inmediato fui al baño a vomitar para retirar las grapas que ya había consumido, sin embargo alcancé a tragarme una, por que sentí una molestia a la altura de la laringe”, contó el hombre.

Según Gómez, cuando fue a hacer el reclamo a la cajera del restaurante, le ofrecieron una botella de agua y le dijeron que tenía derecho a una hamburguesa gratis. "Me parece el colmo. Cómo si eso solucionara el problema. Lo que yo busco es que estos actos no le ocurran a nadie y que las autoridades certifiquen que es seguro comer la carne de El Corral".

Me fui a la clínica por un malestar estomacal insoportable, sentía una molestia terrible en el esófago, como si me estuviera rasgando. Me hicieron una radiografía y efectivamente tenía un gancho atravesado (…) atentaron contra mi salud y contra mi vida. Lo que busco es que las autoridades respectivas hagan la verificación”, relató Gómez en declaraciones a Blu Radio.

Por su parte, la cadena de comidas rápidas, en representación de su vicepresidente Fernando Sánchez, ofreció disculpas al cliente y planteó una reunión para hacer los descargos correspondientes.

Sobre el incidente de la carne, el representante de El Corral explicó que “se hizo una revisión y unos descargos a 5 personas. Se encontró que hubo un mantenimiento de la campana donde se hace la carne y en ese mantenimiento sucedió el accidente en razón de que unos cables que habían cortado, quedaron sobre la plancha”.

Pese a la explicación de la empresa, Gómez aún no está convencido de que eso haya sido lo que sucedió, ya que según él, los ganchos no estaban en la superficie de la carne, sino que por el contrario, estaban incrustados en la carne, lo cual dejaría sin peso dicho argumento.

Por lo pronto el cliente instauró una denuncia ante la Secretaria de Salud para que realice una inspección de los alimentos y de las condiciones en las que se preparan alimentos en ese lugar.