Hospitalizados varios estudiantes que hacen huelga de hambre por cierre de Universidad Indígena

Los alumnos de la institución protestan frente a la Alcaldía de Montería contra la orden que dio el Ministerio de Educación que se cierre la universidad, al esta no tener los permisos necesarios para funcionar.

Con estos folletos ofertaban los programas académicos. / Cortesía

Desde hace diez días, varios estudiantes de la Universidad Indígena e Intercultural de Colombia (UNICJAO) realizan una huelga de hambre en los bajos de la Alcaldía de Montería, para protestar contra el cierre de la institución. Pero la protesta ha pasado factura a tres de los estudiantes que tuvieron que ser trasladados a hospitales de la capital de Córdoba.

La huelga es contra la decisión del Ministerio de Educación de cerrar la UNICJAO al no estar certificada para operar. Por esta medida no podrán graduarse, a pesar de que ya han pagado varios semestres. Los alumnos son de los cuatro pregrados ofrecidos por la universidad: medicina, derecho, psicología y trabajo social. (Lea aquí: Mineducación ordena cierre de la Universidad Indígena e Intercultural de Colombia).

Pero las autoridades han sido claras ante la invalidez de las carreras que ofrece la Universidad Indígena. Sobre esto, el subdirector de Inspección y Vigilancia del Mineducación, William Ochoa, explicó que la universidad al no tener la personería jurídica para operar estaría asaltando la buena fe de los estudiantes que buscaban graduarse de allí.

Esos mismos argumentos fueron los que expuso en diciembre de 2015 la ahora exviceministra de Educación Superior, Natalia Ariza, quien aseguró que se ordenaba el cierre de la institución, porque no cuenta con la autorización del Ministerio para prestar el servicio público de educación superior. (Lea aquí: Fiscalía investiga estafa en masa en la Universidad Indígena e Intercultural de Colombia).

Pero esa no fue la primera vez que el Mineducación alertó sobre las irregularidades en el funcionamiento de la UNICJAO. Desde el 27 de julio de 2015 se le impuso multas, como personería jurídica, por 300 SMLMV  y multas sucesivas de 400 SMLMV, por cada quincena de incumplimiento a la orden de cesación de la actividad ilegal.

Además, en febrero pasado, la Fiscalía General abrió una investigación por estafa en masa contra la institución. La preocupación del ministerio y del ente investigador es que se estaban graduando alumnos de pregrados como medicina, a pesar de que no tendrían permiso para trabajar por la ilegalidad de la universidad.

Mientras que los tres estudiantes hospitalizados son atendidos por las consecuencias en su salud por la huelga del hambre, el Ministerio de Educación también aseguró que se reunirá con quienes protestan para explicarles la situación y llegar a una solución en la que se vean beneficiados los afectados por el cierre de la UNICJAO.