¿Hubo retroceso en la prevención de homicidios en el país?

Cifras de la Fundación Ideas para la Paz y del Ministerio de Defensa coinciden en que el año pasado aumentaron los homicidios en Colombia con respecto a 2017.

Colombia tuvo durante 2018 un retroceso en sus políticas para la prevención de homicidios, según cifras de la organización Fundación Ideas para la Paz (FIP) y del Ministerio de Defensa. Los asesinatos aumentaron el año pasado por primera vez luego de siete años de continuos descensos.

Un informe divulgado por el Ministerio de Defensa indica que entre el 1 de enero y el 20 de diciembre de 2018 fueron asesinadas 12.311 personas en Colombia, mientras que para el mismo período en 2017 hubo 11.831 homicidios.

El incremento de los homicidios entre un año y otro es de 480 homicidios, traducido en un aumento del 4%, según las cifras oficiales. El Ministerio indicó, además, que las zonas más violentas del país son la región del Bajo Cauca, el municipio de Tumaco y la ciudad de Medellín, al oriente del país.

“Si controlamos cuatro o cinco municipios del Bajo Cauca antioqueño, Tumaco y adicionalmente somos capaces de disminuir los homicidios en la Comuna trece de Medellín, yo creo que la batalla contra los homicidios la vamos ganando", sostuvo el ministro de Defensa colombiano, Guillermo Botero, en declaraciones a la prensa el pasado domingo.

La estrategia de focalizarse en unas zonas críticas planteada por el ministro contrasta con el informe de la FIP donde se asegura que, si bien la priorización de algunos territorios es importante, no pueden dejarse de lado territorios potenciales a convertirse en espacios de alta frecuencia de homicidio.

“La focalización en unos territorios de alta concentración histórica de la violencia letal ha limitado la lectura de los indicadores en otras zonas en donde los datos han comenzado a generar alertas tempranas”, detalló la FIP.

Para la Fundación, las confrontaciones entre los grupos armados ilegales con las autoridades y entre ellos mismos es insuficiente para entender las circunstancias que rodean el homicidio.

“El crecimiento del homicidio responde a diversas causas y modalidades. La incidencia del homicidio con arma blanca, el incremento de las muertes violentas de adultos mayores y su impacto en el crecimiento nacional, así como la existencia de 24 municipios en donde solo han muerto mujeres de manera violenta, implica responder de manera diferencial al fenómeno”, menciona el informe de la FIP.

Como ejemplo de los diversos fenómenos que rodean a los homicidios en Colombia sin ser abordados, la FIP pone el incremento de los asesinatos en el municipio de Mariquita, ubicado en el departamento del Tolima.

“En Colombia no nos estamos preguntando por lo que sucede en un municipio como Mariquita, donde el crecimiento de los homicidios es bastante significativo (de 0 en 2017 a 17 en 2018) o por el caso de Turbo, donde ha habido un aumento constante de homicidios en los últimos tres años, pasando de 20, en 2015, a 86 en 2018”, mencionó la organización.

El informe de la FIP, difundido a mediados de diciembre, incluye algunas cifras históricas sobre los homicidios en el país, donde se indica que después de siete años de una reducción continua en la tasa de homicidios, Colombia cerraría el año con un incremento en el número de víctimas.

La FIP basó sus cifras en datos de la Policía Nacional de Colombia hasta agosto de 2018, debido a que para septiembre identificó que habían desaparecido de la base 110 casos de homicidios.

Hasta el pasado mes de agosto, la FIP tenía contabilizados 8.475 homicidios, una cifra que superaba los registros entre enero y agosto de 2015, 2016 y 2017, y que se traducía en un aumento del 8,5% en los asesinatos respecto al año pasado cuando se contabilizaron 7.801 asesinatos.

“Si se analiza el período comprendido entre septiembre de 2017 y agosto de 2018 (años móviles), la preocupación del incremento persiste, ya que muestra un regreso a las cifras de hace dos años. Mientras que en 2017 la tasa de homicidios se encontraba en 24.1 por cada 100 mil habitantes, en la actualidad está en 25.4, con tendencia a aumentar en los próximos meses”, indicó la ONG.

La FIP contabilizó, además, 8.067 asesinatos entre enero y agosto de 2016; 8.231, en 2015; 8.526, en 2014; 10.174, en 2013; 10.301, en 2012; 10.545, en 2011, y 9.926, en 2010.

Uno de los hallazgos del informe de la FIP es que las víctimas de la delincuencia común aumentaron en un 338% y que el 63% de los casos sucedió en entornos urbanos. Indicó que no todos los departamentos experimentaron incrementos en los homicidios. El fenómeno creció en 18 de ellos, en 14 no aumentó y en uno no se presentó variación. Respecto a los que aumentaron, se destacan Antioquia, Nariño y Córdoba.

Antioquia presentó en el informe un incremento del 32% en el número de homicidios, concentra el 20% del total de casos registrados y es responsable del 43% del crecimiento nacional. Nariño ha crecido en un 40%, concentra el 5% del total de casos y es responsable del 13% del aumento en el país.

Los homicidios en Córdoba aumentaron en un 64%, añadió la FIP. El departamento concentra el 3% de los casos, pero es responsable del 11% del crecimiento en Colombia.

“La intervención militar fue la respuesta del gobierno anterior a comienzos del año para actuar en el caso de Nariño, y la de este gobierno para enfrentar el incremento de los homicidios en el bajo Cauca. En Córdoba todavía no hay intervención”, mencionó la organización.

A nivel municipal, la Fundación indicó que el 40% de los municipios del país (381), excluyendo del análisis a las ciudades capitales, tuvo un incremento en el número de homicidios, concentrando el 43% de los casos a nivel nacional. “El 25% (245) se mantuvo igual y 35% disminuyó (336). 56 municipios de la base no tuvieron registro de homicidios durante los primeros ocho meses del año”, indicó.

La FIP añadió que los 381 municipios en donde aumentaron los homicidios explican el 91% del crecimiento nacional y en 10 de ellos, el 22% de este aumento.

“Antioquia es el departamento con mayor número de municipios (125) y también resulta uno de los más problemáticos en términos de homicidios. Antioquia explica el 43% del crecimiento nacional, tiene una tasa por cada 100 mil habitantes que está diez puntos por encima del promedio nacional y concentra el 20% de los casos registrados durante el periodo analizado”, indicó la FIP.

El departamento antioqueño alberga seis de los diez municipios que más aportan al crecimiento de homicidios en Colombia, además de otros que presentan aumentos de hasta 79 casos entre 2017 y 2018, como Caucasia.

Al referirse a las ciudades, el informe indicó que Medellín, Montería y Popayán tuvieron el mayor aumento de homicidios y que solo Medellín, con el 38%, y Montería, con el 15%, explican el 54% del crecimiento de este grupo.

“Montería pasó de una disminución del 41% entre 2016 y 2017, a un incremento de 62% entre 2017 y 2018. Es la ciudad capital con la variación porcentual más alta durante los primeros ocho meses del año”, mencionó la organización.

A nivel histórico, el informe de la FIP menciona que en Colombia ha bajado la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes con respecto a inicios de la década, al ubicarse en 33,9, en 2011; 33,4, en 2012; 33,8, en 2013; 27,9 en 2014; 26,3, en 2015; 25,2, en 2016; 24,1 en 2017, y finalmente en 25,4, en 2018.